RespirArt la magia del arte de altura

RespirArt es uno de los parques de arte más altos del mundo (entre 2.000 y 2.200 metros) y serpentea en un circuito de tres kilómetros en el Alpe di Pampeago. Con instalaciones de arte contemporáneo creadas con materiales naturales por artistas internacionales. RespirArt la magia del arte ubicado en un espléndido entorno natural, se sitúa justo frente al macizo montañoso de Latemar.

La luna sobre el Latemar, el espectáculo de la enrosadira.

El arte contemporáneo se funde con la naturaleza de los Dolomitas en este sugerente viaje de land art.  El proyecto RespirArt nace del interés común entre la periodista y curadora de este parque, Beatrice Calamari y el artista Marco Nones al querer llevar la estética del Land Art a este sugerente Patrimonio de la Unesco.

Veo no veo de Luca Prosser, instalación con acero 2016 (corten y acero inoxidable) RespirArt
La filosofía sw RespiArt; La naturaleza completa la obra

Cada trabajo en el parque está encomendado a la nieve, las tormentas primaverales, el viento y el sol a gran altura.  Los agentes atmosféricos no arruinan las obras, ni mucho menos, las completan, modelando las formas y cambiando los colores.  El gesto creativo de “soltar” estas obras de arte en la naturaleza, invita a confiar en los cambios. Por lo tanto, en la vida, que es transformación continua.  Observándolos, se percibe claramente la armonía que el hombre y naturaleza pueden alcanzar a través de los gestos de la creación.

Harmonia de Dorota Koziara

Las obras de land art alojadas en RespirArt están totalmente integradas con la naturaleza del parque. Aquí el arte se integra con una naturaleza real y viva como la instalación Harmonia de la artista, diseñadora y arquitecta Dorota Koziara que trabaja entre Milán y Polonia. Esta obra nació en 2016 con madera y cáñamo.  Representa dos cuerpos, espalda con espalda, prótesis para recibir energía universal en los Dolomitas.  La obra invita a sentarse a admirar el Pale di San Martino o el Pala Santa.  Otro ejemplo es el trabajo de Aldo Pallaro, Ouverture.  Un árbol desnudo se abre a la bóveda celeste para recibir energía y sus transparencias: aire, agua, calor y luz.  Se alimenta de lo que ofrece la atmósfera terrestre, con un sentido de gratitud.  El artista de Padua lo creó en 2015 con un tronco de alerce y placas de acero.

El parque cuenta con 27 obras, 27 gestos a favor del clima.  Cada verano, el evento a artistas internacionales y artistas emergentes a expresar sus pensamientos junto al grupo Latemar Dolomites, Patrimonio de la Humanidad.

Ouverture di Aldo Pallaro RespirArt la magia del arte
La XII Exposición Internacional de Arte Ambiental RespirArt

Desde 2011 los artistas se alternan todos los veranos, en julio, entre los altos pastos de Pampeago, para dialogar con los picos dolomitas del Latemar.

Del 18 al 25 de julio de 2020, el evento internacional de arte ambiental RespirArt acogió a Patrizia Giambi, artista de renombre internacional que vive y trabaja en Romaña, y la pareja artística de Pordenone formada por Gabriele Meneguzzi y Vincenzo Sponga, fundadores de Humus Park. 

Patrizia Giambi, quien creó proyectos artísticos y editoriales con Maurizio Cattelan y vivió y trabajó en Los Ángeles, creó la instalación “Reggia barbarica” para el parque.  Para componerlo serán maderas de desecho y fieltro artesanal.  El pequeño edificio, de apariencia “pobre” y sin techo, envolverá al visitante en su interior como en un abrazo fértil, gracias a la presencia de figuras embarazadas, humanos y animales, que emergen de las paredes de fieltro.  La naturaleza se transformará así en una morada segura, en una prenda de vestir, en un lujoso palacio para cualquier clase social a la que pertenezca.

Desde 2011 los artistas se alternan todos los veranos, en julio, entre los altos pastos de Pampeago, para dialogar con los picos dolomitas del Latemar.

Reggia barbarica di Patrizia Giambi, arte ambiental RespirArt

La instalación de Gabriele Meneguzzi y Vincenzo Sponga, titulada “Punto y comas”, fue realizada con hierro, ramas y terrones de musgo.  La “puntuación”, dispuesta sobre un césped, favorece la “lectura” de una naturaleza hasta ahora incomprendida.  Los dos artistas, tras participar en festivales de land art en todo el mundo, han creado un impresionante circuito artístico para dar a conocer el clima y la naturaleza de la humanidad.

En este parque de arte, el gran artista japonés Hidetoshi Nagasawa, la famosa artista terrestre de Ohio Olga Ziemska, la “bordadora” sueca de líquenes Hannah Streefkerk, que colocó bordados de líquenes en cuatro pinos Cimbri.  “Me tomó muchos meses bordar y tejer estos líquenes – ha comentado -.  Es un trabajo lento, en total simbiosis con los tiempos prolongados de la naturaleza y con sus colores.  Es un tiempo bien empleado, porque revela la relación de dependencia entre el árbol y el liquen.  Nosotros tampoco podemos vivir sin el otro y tampoco podemos vivir sin árboles ”.  El parque también cuenta con la presencia del italo-sueco Duilio Forte que está colocando sus Sleipnir (caballos de ocho patas) en los lugares más evocadores del planeta.

Simbiosis de Hannah Streefkerk, RespirArt la magia del arte

El pintor, escultor y ceramista español Joan Mirò escribió ‘una escultura debe sostenerse al aire libre, en la naturaleza libre’: RespirArt pretende acercar al hombre a la naturaleza a través del arte, en un soplo de arte  y naturaleza.  La invitación es a relajarse en el entorno cambiante perenne.

RespirArt, no solo escultura sino también teatro de altura

Cada año se propone la implantación de nuevas instalaciones artísticas en el bosque, así como otras numerosas iniciativas para el público ambientadas entre estas obras de arte, como conciertos, encuentros literarios, espectáculos organizados en el teatro al aire libre Latemar.

El Teatro de Latemar de Mrco Nones sumergido en la nieve, RespirArt

El Teatro Latemar creado por Marco Nones reproduce los perfiles rocosos del macizo de los Dolomitas Latemar.  Además de ser una instalación de arte, esta obra ligera y transparente es un auténtico teatro que acoge espectáculos todos los veranos. El público se sienta en cubos, entre arbustos de arándanos y rododendros, de alerce para asistir a conciertos o representaciones teatrales.

Simulacro de Federico Seppi

Casi parece un desafío elegir una de estas obras rodeadas de naturaleza y luego contártela, pero hay una que llama mucho la atención: el Simulacro de Federico Seppi.

Muchos creen que el mejor momento para observar una escultura en la naturaleza es un espléndido día soleado, sin miedo a las tormentas en el horizonte.  Sin embargo, incluso un día con un cielo plomizo y amenazante puede dar una atmósfera mágica a muchas obras de arte.  Así ocurre con la instalación Simulacrum, que nació de la intuición de querer detener la caída de una gota de agua sobre las ramas de un árbol, observada a cámara lenta.  Las gotas se vuelven a proponer grandes y de cobre, colocadas en haces de ramas de avellano;  el artista ha detenido un movimiento catártico natural que escapa a nuestra percepción común.  Las ramas acogen y encierran, magnificadas a nuestros ojos, la energía a menudo invisible de las pequeñas cosas que nos rodean.

Simulacro de Federico Seppi. RespirArt la magia del arte

Una obra que sabe trasmitir paz y al mismo tiempo un torbellino de emociones dentro de nosotros, inmerso en la voz del viento, el aire limpio, el frío amargo pero que no penetra tus huesos y los verdes campos abiertos.  Aquí escuchas el silencio.

This post is also available in: Italiano

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
Premio Capital Verde Europea