las-fibras-y-su-sostenibilidad

La sostenibilidad en las fibras textiles

Al elegir una prenda de vestir, ¿qué me hace comprarla? ¿Cómo puedo evaluar su calidad y el impacto que tiene en el medio ambiente? Un factor que seguramente es importante considerar, pero al mismo tiempo difícil de comprender plenamente, es sin duda el material del que está hecho. Cuando se estudia el tejido de un producto de moda, hay muchos factores que deben tenerse en cuenta; ya que se requiere mucho trabajo para producirlo y por consiguiente el peso que eso puede tener en la sostenibilidad del producto final. Para comprender mejor los diversos factores que intervienen, es importante entender todas las cuestiones relacionadas con la sostenibilidad en las fibras textiles.

Algodón

El algodón, por ejemplo, es una fibra que, al ser natural, puede parecer una elección sencilla para tener un producto sostenible, pero en realidad hay multiples factores que considerar.

Este material requiere, tanto el la fase de cultivo de la planta como en la fase de procesamiento, el utilizo de grandes cantidades de acqua y de sustancias químicas potencialmente peligrosas para el medio ambiente y la salud. Según el WWF, se necesitan 2.700 litros de agua para producir el algodón necesario para una sola camiseta. La planta de algodón es típica de las zonas cálidas y soleadas y, por lo tanto, requiere grandes cantidades de agua durante la temporada de crecimiento. Además, a fin de tener una producción de alto rendimiento, los cultivos suelen ser tratados con sustancias químicas peligrosas. Estos productos causan la intoxicación del suelo de cultivo así como de la propia fibra textil.

La producción de algodón adicionalmente conlleva un problema relacionado no sólo con los recursos ambientales que utiliza sino también con la ética; factor esencial para evaluar la sostenibilidad de un producto. El mercado que se desarrolla a su alrededor suele estar vinculado a la explotación de la tierra y de las personas en las zonas económicamente más débiles del mundo. Por ejemplo, uno de los algodones más utilizados para la industria de la moda es el que se cultiva en la India, donde la alta demanda suele dar lugar a trabajadores mal pagados y a métodos de cultivo no optimales.

Plantas de algodón fructíferas
Algodón y semillas OGM

En el caso específico de la India, además, está el problema de la importación de semillas de América; lo que da a los vendedores de éstas gran poder financiero, especialmente después de la introducción de las semillas OGM. Estas particulares semillas se modifican para poder resistir mejor al mal tiempo, pero sólo son utilizables durante el período de una floración. De esta manera, los vendedores se aseguran una continua vuelta al mercado por parte de los campesinos. En cambio, estos últimos se ven obligados a soportar un gasto constante que no siempre consiguen equilibrar.

Sin embargo, en nuestra evaluación de la sostenibilidad de las fibras textiles, también es importante considerar el ciclo de vida del producto como fibra natural. El algodón tiene un tiempo de descomposición muy corto después de su uso, especialmente cuando se compara con las fibras artificiales. Como resultado, su impacto después del uso es muy bajo.

Lana

Al igual que el algodón, la lana también tiene un tiempo de descomposición más corto que el típico de las fibras sintéticas. La lana tampoco requiere cantidades excesivas de agua en la fase que precede al hilado, ya que se deriva del vellón de los animales. Sin embargo, dependiendo de la cría de ovejas, existe un gran riesgo de crear granjas de crías intensivas. Este término indica el acto de acelerar el crecimiento de los animales mediante el uso de hormonas, de manera que las ovejas puedan llegar a la edad adulta lo más rápidamente posible y traigan mayores cantidades de lana. Demostrando interés hacia el animal relacionado sólo con la cantidad de beneficios que éste pueda aportar, este método trae problemas al ecosistema en varios frentes.

Así como el crecimiento intensivo, otro problema que surge con la lana, especialmente de ovejas Australianas, es el que está relacionado con el muelesing. Esta técnica, aunque se realiza por el bien del animal, provoca un gran sufrimiento para éste. También en este caso el problema se plantea al intentar, a través de la selección de especies, seleccionar sólo aquellas ovejas que puedan dar más lana posible, sin tener en cuenta los problemas de salud que podrían resultar.

Vellón de lana de merino

En la otra cara de la moneda, la lana tiene una larga vida y excelentes características de rendimiento, lo que hace que las prendas sean duraderas. Estos factores indican, por lo tanto, que el mejor uso de la lana es a través de la producción de cantidades controladas; mediante métodos de cría que cuiden mejor del animal y de su entorno.

Lino

Continuando en este estudio sobre la sostenibilidad de las fibras, se llega a la evaluación de la fibra de lino. Desde el punto de vista de la sostenibilidad, este material es extremadamente interesante. Como requiere pequeñas cantidades de agua y sustancias químicas, su cultivo puede integrarse en el ecosistema sin grandes alteraciones. Estas normas también se aplican al procesamiento de hilos y tejidos. Según informa la European Flex, el cultivo del lino requiere cero riego (el agua de lluvia es suficiente) y muy pocos fertilizantes o agentes químicos.

El lino también ayuda con la reducción de carbono, ya que cada hectárea de tierra cultivada de esta manera retiene 3,7 toneladas de CO2.

Lamentablemente, el principal problema del lino es la cantidad producida, ya que se cultiva en pequeñas cantidades. Como tiene un ciclo de crecimiento de un año y requiere condiciones climáticas especiales, no se cultiva tanto como el algodón. Por esta misma razón, tiene un impacto mucho menor en el medio ambiente, pero al mismo tiempo una disponibilidad muy inferior.

Viscosa

La mayoría de los materiales que se utilizan actualmente en el campo de la moda son artificiales y pueden provenir del petróleo, pero también de materiales naturales, generalmente vegetales. En el caso de la viscosa, por ejemplo, el punto de partida es la celulosa obtenida de la madera de los árboles. Esto se reduce a astillas y luego se convierte en una pulpa para ser hilada. La viscosa es un interesante punto de encuentro entre las fibras naturales y las artificiales.

Dado que se deriva de los troncos de los árboles, a menudo corre el riesgo de depender de las actividades intensivas de deforestación. Esta realidad está siempre asociada a una necesidad de producción intensiva que no deja suficiente espacio y recursos para un cultivo que siga el ritmo de la naturaleza. El resultado es una explotación incontrolada y peligrosa de los recursos naturales existentes.

Acolchado de poliéster

Como se desprende de los párrafos anteriores, un problema importante relacionado con la sostenibilidad de las fibras textiles presentado por los materiales naturales es el de la explotación de los animales y la tierra para el crecimiento intensivo. Frente a este problema, el hombre ha intentado industrializarse para encontrar una solución. Un ejemplo llamativo de esto es el uso del acolchado de poliéster.

Aquí estamos frente a un producto hecho para prevenir la producción de rellenos de plumón (plumas) de ganso. Para evitar la cría y la matanza de aves con el único propósito de crear chaquetas y prendas acolchadas, se han desarrollado materiales derivados enteramente del petróleo.

Estos materiales presentan claramente todos los puntos críticos relacionados con los materiales plásticos y la dificultad en el tratamiento del final de su vida. Sin embargo, al mismo tiempo hay que considerar el tipo de producto en el que se utilizarán, que suele tener una vida muy larga y está menos vinculado a la estacionalidad. A menudo, de hecho, estos tipos de acolchado se utilizan principalmente en prendas técnicas y de rendimiento, concebidas para durar en el tiempo.

Guata de poliéster
Piel vegana

Otro ejemplo de este principio es el de la piel vegana. En este caso es importante hacer una distinción entre los derivados de los polímeros y los derivados de la recuperación de material natural. Este último es un material muy particular e innovador, resultado de un estudio de upcycling.

El uso de residuos naturales como materia prima no se reduce a un único tipo, sino que actualmente se están desarrollando varios prototipos. A menudo procedentes de los residuos de la industria alimentaria, un ejemplo interesante de piel vegana es «Whineleather»; hecho de fibras y aceites extraídos del orujo de uva. Por lo tanto, este material crea productos que no sólo reutilizan los materiales de desecho, sino que también tienen rápidos tiempos de descomposición una vez que llegan al final de su vida. Sin embargo, el tiempo y el método de producción son demasiado largos para la demanda actual, produciendo aún pequeñas cantidades de este material.

Wine lather

Por lo tanto, se puede entender cómo detrás de cada material hay un mundo de problemas, calidades y trabajo que influyen ampliamente en el producto final. Cada proceso aplicado, cada paso llevado a cabo tiene causas e implica consecuencias, cada una de las cuales puede guiar mi elección y decisión hacia ella.

This post is also available in: Inglés Italiano

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
GEA SHOP