¿Plástico, algodón o papel?

Uno de los debates centrales de la atención pública sobre la sostenibilidad medioambiental es precisamente el relativo a los envases y las bolsas.
Los materiales más utilizados en el mundo comercial y no comercial para envasar o contener nuestros objetos son el plástico, el algodón y el papel.
Sin embargo, estos mismos productos tienen características e historias diferentes, que nos muestran lo que los tres aportan al planeta, en términos de beneficios y daños.

El papel como primer material de producción

Originalmente, el papel siempre ha sido el material más utilizado para la fabricación de bolsas, por ser más resistente, menos dañino y con mayor capacidad para absorber la humedad.
A pesar de ello, el papel es también un símbolo de contaminación y de falta de protección del planeta.
De hecho, este último tarda más en ser reciclado y requiere un consumo de energía mucho mayor que el de otros materiales.
En los años sesenta, los supermercados, las tiendas y la mayoría de los establecimientos comerciales utilizaban bolsas de papel. Un producto que exigía la tala continua de millones de árboles.

Bolsas de papel utilizadas en los supermercados. ¿Plástico, algodón o papel?

Bosques e industrias papeleras

Una gran pérdida para nuestro planeta, que se quedó desprovisto de su más preciada fuente de oxígeno y de vida.
Según una estimación realizada por el WWF, para producir un kilo de papel estándar se necesitan 7 onzas de celulosa.
Esto significa que con un árbol de quince metros se pueden producir algo más de 79 mil hojas de papel.
Según los datos de Greenpeaceen Italia una familia de cuatro miembros consume una cantidad de papel equivalente a dos árboles cada año..
La única salida es el reciclaje. Sobre todo si se tiene en cuenta que el reciclaje de papel tiene un rendimiento muy alto, que puede llegar hasta el 90%.
Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, sólo hasta 2005, la cantidad de árboles talados en el mundo fue de 435 millones de m3 y el 37% de esta cifra se destinó a la producción de bolsas de papel.
Sin embargo, muchas empresas se están esforzando por reforestar y salvaguardar nuestro Planeta.
De hecho, las industrias que dependen de los árboles necesitan bosques frondosos. Es por su propio interés.
En los bosques gestionados, por cada árbol talado se replantan tres o cuatro.
Según las estimaciones, el mundo desarrollado tiene ahora un 25% más de árboles que en 1901 y sólo en Europa el crecimiento anual de la superficie cubierta por bosques equivale a 1,5 millones de campos de fútbol, gracias también a plataformas web surgidas en los últimos años como Ecosia.
Suena extraño, pero es cierto: la demanda de papel favorece el crecimiento de los bosques y esto conduce a un ciclo continuo que no se detiene.

Salvar el planeta inventando las bolsas de plástico

En este sentido, Sten Gustaf Thulin, un ingeniero sueco, pensó en esos mismos años en fabricar una bolsa diferente.
Económico, ligero y resistente para ser reutilizado varias veces, para no dañar nuestro ecosistema.
Además, para producir bolsas de plástico se necesitan pequeñas cantidades de petróleo y un consumo mínimo de energía.
La idea tuvo éxito y en 1979 se sustituyó el papel por el plástico, de modo que se produjeron miles de bolsas con este material.
Al principio, se suponía que las bolsas de plástico debían respetar el planeta.
Pero su inventor no podía imaginar que había desencadenado la mayor crisis de contaminación de los océanos.
Símbolo de la trágica huella del hombre en la Tierra, la bolsa de plástico se considera una de las principales causas del cambio climático y de la muerte de muchas especies animales.

Sin embargo, la idea inicial era totalmente opuesta a la actual.
De hecho, Thulin ha creado una bolsa de plástico «eterna», que nunca se tira y, sobre todo, que no se dispersa en el medio ambiente, lo que facilita su reutilización.

La introducción del plástico biodegradable


Sin embargo, a partir del 1 de enero de 2018 entró en vigor en Italia una ley que regula el uso de bolsas de plástico ligeras y ultraligeras.
Estas bolsas deben ser biodegradables y las pagan los consumidores.
Deben ser biodegradables y compostables, para no dañar el medio ambiente.
La aparición en el mercado de los plásticos biodegradables se remonta a principios de los años noventa; cuando el desarrollo de estos nuevos materiales se vio estimulado por dos causas.
La constatación de que los plásticos tienen un impacto negativo en el medio ambiente y el nacimiento del nuevo sector de investigación de la llamada química verde, con el uso de materiales derivados de materias primas de origen natural.
Pero, ¿se ha preguntado alguna vez de qué están hechas las bolsas biodegradables? Muy a menudo el material de partida es el almidón de algunas plantas (patatas, maíz, trigo o tapioca). Pero también hay bioplásticos producidos por fermentación de azúcares o lípidos.

¿Es el algodón la solución ecofriendly?

Se podría pensar que, por tanto, el remedio para salvar el medio ambiente es utilizar bolsas de la compra de algodón.
Pero no es así.
Las bolsas de algodón son, si cabe, aún menos atractivas.
Sus cultivos intensivos, de hecho, requieren una hidratación muy elevada.
Si se tiene en cuenta todo el impacto medioambiental más allá de la eliminación, es decir, el impacto medioambiental de la producción de la materia prima, el hilado, el tejido, el embalaje, el tinte y el transporte, la bolsa tendrá un impacto mayor. De hecho, mucho mayor.
El algodón se considera uno de los materiales más respetuosos con el medio ambiente, pero en realidad esto sólo es cierto para el algodón orgánico, ya que se utiliza una enorme cantidad de agua para procesar el hilo común y hacerlo blanco y limpio.
Piensen que para producir un kilo de algodón se necesitan 11.000 litros de agua y que para una bolsa de mano tendríamos que utilizar 2.700 litros.
Aunque ciertamente la bolsa de algodón puede parecer más duradera y fuerte, tampoco dura toda la vida.
Tarde o temprano incluso el algodón tendrá que ser eliminado y nos enfrentaremos a tiempos eternos y perjudiciales para nuestro Planeta.
De todos los tejidos, el algodón es el más biodegradable, es natural, ya que se obtiene de una planta, pero el tiempo que tarda en eliminarse es de al menos 6 meses.

Shopping bag de algodón

Desde que estalló el debate público en torno al cambio climático, no nos hemos dado cuenta de que las bolsas de papel y algodón tienen un impacto medioambiental mucho mayor que las de plástico.
Esto se debe a que sólo nos centramos en el efecto final de los materiales sobre el medio ambiente, y no en todo el proceso de producción.

¿Qué podemos reciclar?

También es importante tener en cuenta cuáles de estos materiales pueden ser reciclados, con el fin de promover la ecosostenibilidad.
En cuanto a los plásticos, no todos los tipos pueden ser reciclados.
Hay 7 tipos de plástico que pueden reciclarse gracias a la recogida selectiva de residuos. Cada uno de ellos está identificado por un código que también figura en el embalaje del producto u objeto.
También podemos reconocer los métodos de reciclaje por el color del plástico: el blanco tendrá esta posibilidad, mientras que el de color no.
Lo mismo ocurre con el papel: si el papel, o el cartón y la cartulina se han ensuciado, no se puede diferenciar.
Pero, por desgracia, reciclar productos de algodón para crear otros nuevos no es fácil. En realidad, es necesario cortar las prendas viejas y transformarlas en materia prima, mediante un proceso que disminuye la calidad del algodón porque acorta la longitud de las fibras. 

Pero entonces, ¿qué bolsa debemos utilizar: plástico, algodón o papel? ¿Cuál elegiría usted?
Una cosa es segura, sea cual sea el material que decidamos utilizar es importante reciclar, reutilizar y ser conscientes.

This post is also available in: Inglés Italiano

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
MU30 «Tercer paraíso para la sostenibilidad de la moda»