Consecuencias del COVID-19

Scritto
Cessia Murillo

Las consecuencias del COVID-19 se están sintiendo. Por la crisis sanitaria que vive el país por el coronavirus; el sector textil hasta mayo registró cerca de 150 millones de pérdidas que representan el 10% del monto total recibido en 2019, según la Asociación de Industrias Textiles del Ecuador (AITE).

El emprendedor Rafael González, presidente del área textil de la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa de Pichincha (Capeipi); Comenta que, para evitar la quiebra, varias empresas han reducido o suspendido la jornada laboral en algunos casos, mientras que en otros la opción fue despedir a sus trabajadores para mantener la sostenibilidad de sus iniciativas y agrega que actualmente están dedicando sus esfuerzos a suministros médicos (máscaras, monos, trajes de seguridad).

El representante sindical también dijo que las empresas esperan ponerse al día en no menos de seis meses, ya que las preferencias de los consumidores se han inclinado hacia las necesidades básicas y los medicamentos.

1.- ¿Cuántas empresas textiles están afiliadas actualmente en Capeipi?

Son 182.

2.- ¿De estos, cuantos funcionan?

Solo 43 pequeñas y medianas empresas gestionan el 45% de su capacidad, frente al inicio de la crisis sanitaria, que era solo del 3,5%. Lo que hicimos fue llevar la maquinaria a las casas de nuestros operarios para que pudieran empezar a producir desde allí y encontrar una solución al problema.

3.- ¿Se han desafiliado algunos de ellos debido a la pandemia?

Hasta el momento no hay desafiliación, pero hay preocupación por la recuperación del mercado.

4.- De las empresas afiliadas, ¿cuántas de ellas, por falta de liquidez, tuvieron que despedir a sus empleados? Porcentaje estimado de despidos.

La mayoría de los empresarios textiles representamos alrededor del 18,5% a nivel nacional y generamos una fuente de empleo en el Ecuador. El 10% tiene pérdidas de $ 300.000 en el caso de grandes y pequeños $ 25.000 semanales, lo que complica la liquidez de las organizaciones para las que se estima que se han despedido 275 empleados.

Había empresas con unas 70 u 80 personas para confeccionar ropa, no funcionaban y se quedaban sin los servicios de sus colaboradores. Además, el Gobierno quiere que sumemos un impuesto especial que reduce los recursos económicos a los trabajadores y empresas.

5.- Con el objetivo de reactivarse, las empresas textiles se están dedicando actualmente a la producción de insumos médicos. Sin embargo, ¿qué tipo de problemas tuvieron que superar?

Uno de ellos son los permisos de salud; el mercado local se repone solo porque no tenemos el material antes, hasta hace dos meses antes de la pandemia. Los textiles como el cambio se encontraron a $ 0,45 el metro, luego $ 0,53 y ahora $ 2 también, hay especulación en el mercado; Se decidió trabajar con tejidos antifluidos que tienen una mayor durabilidad hasta cuarenta lavados, son más fáciles de obtener, son de producción nacional y hemos reactivado el área de trabajo, además son ambientalmente sostenibles ya que tienen una vida útil más larga.

Otro problema que encontramos es que las telas no tejidas se importaban de China; el Gobierno oriental prohibió la exportación de su materia prima y solo querían vender el producto terminado, eso a los empresarios no nos convenía.

This post is also available in: Inglés Italiano

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
Turismo en Chiang Mai: preservemos a los elefantes