Eco Gym: fitness sostenible

«Este año iré al gimnasio».

¡Este es el más popular entre los buenos propósitos del nuevo año!

El entrenamiento mejora el cuerpo y el alma, alivia el estrés y elimina dolencias, eso lo sabemos, pero ¿alguna vez pensaste que también podría ayudar al medio ambiente?

Los Eco Gym son una realidad en expansión en todo el mundo, estos permiten literalmente crear energía mientras se hace ejercicio. Si los gimnasios tradicionales son la encarnación del consumo, con luces de neón perennes, el zumbido constante del aire acondicionado, filas de pantallas iluminadas y música motivadora a todo volumen, los Eco Gym son un oasis de fitness sostenible, donde cada ejercicio tiene un impacto cero.

Proyecto biofit de un gimnasio ecológico en Brooklyn

Para explicar cómo funciona este prodigio green de la era moderna, no hay mejor ejemplo que el caso de Adam Boesel, fundador de The Green Microgym, quien en 2008, en Oregon, abrió, no sin dificultades, el primer gimnasio ecológico del mundo. El desafío de Adam fue acercarse al máximo de energía posible a la autosuficiencia, exclusivamente a través de la capacitación de sus propios clientes. Tras recurrir a gigantes del sector, sin obtener una solución satisfactoria, decidió crear su bicicleta de spinning, capaz de convertir el movimiento en electricidad simplemente conectándose a una toma de corriente.

La idea de gimnasios sostenibles se basa en esta intuición biomecánica «simple», estructuras en las que los steps, bicicletas estáticas y cintas de correr son capaces de convertir la energía cinética, y por tanto el movimiento, en energía limpia. Hoy, The Green Microgym es una realidad establecida que ayuda a otros gimnasios a ser verdes al proporcionar el equipo adecuado, y la bicicleta Spin de Adam es un éxito global.

La maquinaria green es objeto de una inversión cada vez mayor por parte de las principales empresas de suministros deportivos como Technogym, mientras que otras, como SportsArt, la han convertido en su actividad principal.

Para que os hagáis una idea del impacto positivo que traerá la transición al green, considerad que un simple entrenamiento de 1 hora se convierte en más de 200 vatios de electricidad y que un recorrido de spinning de 20 personas se traduce en una cantidad de energía. suficiente para poder recargar un par de teléfonos móviles durante un año entero. Además, los beneficios también se extienden a los costes de gestión: se ha estimado que los equipos ecológicos pueden cubrir hasta el 80% de las necesidades energéticas de un gimnasio, asegurando las necesidades de iluminación, operación de maquinaria y calefacción.

Sin embargo, como todo lo relacionado con la realidad eco-sostenible, la transición de los gimnasios tradicionales a los ecológicos avanza a trompicones.

Hay 184 mil gimnasios en todo el mundo, y de estos menos del 1% son green.

¡Pero veámos el vaso medio lleno! Entre los muchos ejemplos virtuosos, destaca el proyecto Terra Hale, que con sus 3 eco gym en la capital inglesa está cambiando paulatinamente el enfoque del fitness en Londres. Aquí, no solo el esfuerzo de los miembros se mide en vatios en vez de en calorías, sino que todo el entorno está diseñado para poner el principio de sostenibilidad en el centro: las paredes están hechas de madera reciclada, el suelo está hecho de caucho reconvertido y Incluso las toallas, que se ofrecen a cada miembro, son biodegradables. Lo útil no quita lo bonito, por lo que los materiales considerados “inusuales” para un gimnasio estándar son en cambio el primer signo de novedad para el cliente. La presencia de plantas que caen del techo, superficies de madera y luces de aspecto natural dan una sensación inmediata de paz y pureza.

Terra Hale fitness club – Fulham

Biofit, una start-up de interiorismo con sede en Inglaterra, ofrece un enfoque único en el sector, diseñando gimnasios centrados en el mobiliario biofílico. Las localizaciones estudiadas por el colectivo de diseñadores y arquitectos están siempre dotadas de aire purificado, materiales saludables y aromaterapia natural, sin descuidar el mobiliario, que a menudo recuerda a maderas y bosques incontaminados. Un sueño, ¿no?

Biofit Project

Tanto si son ecologistas convencidos como si no, para los usuarios tener un gimnasio totalmente ecológico marca la diferencia. Poder ver cuántos vatios ha generado su entrenamiento es un aliciente más para comprometerse con su forma física, una demostración tangible y directa del esfuerzo realizado al correr o en bicicleta. Por ello, los gimnasios hoy en día están más interesados ​​en la sostenibilidad, no solo desde el punto de vista de los costes, sino también y sobre todo en la demanda de los consumidores emergentes.

Los clientes millennials, notoriamente más sensibles a los problemas ambientales, incluso están dispuestos a pagar un poco más para unirse a un club que limita su huella en el medio ambiente. Un informe estadístico de 2019, informado por SportsArt, afirma que el 63% de los usuarios prefieren entrenar en gimnasios que ofrecen equipos ecológicos. Al cruzar el Atlántico, descubrimos que las cadenas de fitness más imponentes de EE. UU están empezando a sumergirse en una realidad más verde. Tanto Planet Fitness, con 1,400 ubicaciones en Estados Unidos, como 24 Hour Fitness, que cuenta con más de 4 millones de miembros, recientemente se asociaron con ENGIE Impact para reducir sus emisiones contaminantes.

Lo cierto es que el camino será largo para hacer green a todo el sector deportivo, y que para un cambio de esta magnitud no se pueden ignorar los incentivos y convenciones estatales.

Pero la pregunta surge espontáneamente, por cada gimnasio convertido a impacto cero, ¿a dónde irá el equipo deportivo desechado?

En este punto, Japón ha optimizado un sistema, testado y aplicado durante años: la red Sports-Eco, hasta la fecha sustituida por grupos de voluntarios sin iniciales, ha reciclado durante años material deportivo obsoleto, destinándolo a la Global Sport Alliance para el progreso de deporte en países en vías de desarrollo o, ante la imposibilidad de reutilización, donándolos al proyecto RECYCL’art, convirtiéndolos así en verdaderos objetos de arte contemporáneo.

La era del fitness consciente y accesible, por tanto, no está tan lejos, y todos deberíamos esperar que cada vez más empresas, grandes o pequeñas, inviertan con convicción en este desafío. ¿Cuál puede ser nuestra contribución? El apoyo, prefiriendo estructuras que incluso mínimamente hagan un esfuerzo en la dirección Eco.

Con el 2021 a las puertas, encuentra tu Eco Gym e inscríbete, ¡cumplir las buenas intenciones nunca ha sido tan ecológico!

This post is also available in: Inglés Italiano

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
Mud Jeans; vaqueros circulares