MILÁN: moverse por la ciudad de forma sostenible

scritto da
Delia Carta

El aire que respiramos todos los días, nada más salir de casa, está contaminado.

Este es el controvertido dato que emerge de las decenas de estudios y noticias que que en los últimos años estamos acostumbrados a leer y escuchar. Cada año, con periocidad semestral, asociaciones e institutos acreditados como Legambiente e Ispra nos informan del aumento de la intensidad del polvo fino, haciendo sonar las alarmas.

Según la Organización Mundial de la Salud, el 92% de la población vive en lugares donde la calidad del aire sobrepasa los límites seguros para la salud.

El tema, por tanto, no es un argumento simple sobre el que debaten los municipios, las regiones y los cargos políticos, sino un punto crucial, sobre el que cada uno de nosotros debería reflexionar, para revertir una tendencia peligrosamente dañina.

Milán es, en el pensamiento común, una de las ciudades más contaminadas de Europa, pero lo sorprendente es que en los últimos años siempre ha llegado a lo más alto del ranking de las ciudades más green de Italia. Puede parecer una paradoja, pero, en realidad, los números no mienten, y ponen de relieve el compromiso de la ciudad de romper, a través de la movilidad sostenible, los espantosos datos sobre la salud del aire.

Aunque el smog y los gases nocivos no son emitidos solo por los automóviles, sino también y sobre todo por la densa red de industrias en el área de Lombardía, la reducción del tráfico es uno de los métodos más efectivos para hacer que el área metropolitana sea más habitable.

La ciudad, y nosotros con ella, debe reinventarse, poniendo en marcha una verdadera Revolución Urbana, siguiendo la tendencia de las capitales europeas más ricas e importantes, para las que la movilidad green es un objetivo primordial.

Las iniciativas relativas a la reorganización de la red de viajes milanesa se han multiplicado en la última década, dando excelentes resultados: de una estadística del Observatorio sobre hábitos de conducción en Lombardía emerge, por ejemplo, que Milán es la ciudad donde menos se utilizan los coches en Italia .

La cifra se debe a la dificultad de encontrar estacionamiento, a las diversas áreas de tráfico limitado habilitadas por el Municipio (Área B y C) que desalientan a los automovilistas, pero, sobre todo, a las numerosas alternativas que ofrece la ciudad para moverse.

En concreto, en 2019, el Plan Urbano de Movilidad Sostenible (Pums) fue aprobado por el Ayuntamiento de Milán, documento que orienta las estrategias de movilidad en la ciudad metropolitana de Milán para los próximos diez años, cuyo objetivo es lograr una red, tanto pública como privada, que respete el medio ambiente, reduzca el consumo y no produzca emisiones nocivas. Además del transporte público de ATM, que apunta a tener una flota totalmente eléctrica en 2030, numerosas empresas de car sharing y bike sharing se han instalado de forma permanente en el término municipal.

Foto LaPresse – Claudio Furlan 28/7/2019 Milán, Italia Cronaca Milano, monopatines eléctricos en sharing: una invasión silenciosa En la foto: monopatines en Piazza Duomo

Si para las bicicletas la opción de impacto cero es obvia, en el car-sharing los coches siguen siendo en su mayoría no eléctricos. El ayuntamiento ha lanzado una señal muy importante, a partir de 2022 la tarifa de concesión por cada vehículo compartido no eléctrico aumentará dos veces en comparación con un vehículo eléctrico.
Otra opción de movilidad es la de las scooters, muy populares tanto en versión verde como en gasolina. Luego hay otro medio, que en el último año, los “city-user” más emprendedores y curiosos han acogido con entusiasmo: el patinete eléctrico, que si bien suscita grandes polémicas por un uso muchas veces definido como «sin reglas», representa un alternativa súper green, cómoda y fácil de usar, a la que los milaneses difícilmente renunciarán, sobre todo porque, de momento, no se requiere ni carnet de conducir ni carnet para registrarse en la app. La previsión es de 6.000 monopatienes alrededor de la ciudad para finales de 2020, suministrados por 8 gestores diferentes, que se han adjudicado el territorio milanés, con la condición de que contribuyan anualmente a la concienciación e información de los usuarios sobre el código de la carretera, con campañas de publicidad social.

Aquí hay una guía completa de los servicios para viajes de impacto cero en la ciudad de Milán, todos accesibles a través de la aplicación:

  • Share NOW (car-sharing): Como resultado de la fusión entre Car2go y DriveNow, actualmente suministra solo 50 automóviles eléctricos BMW I3, con la promesa de duplicarlos para 2022.
  • MiMoto (scooter sharing): el primer servicio totalmente made in Italy di scooters eléctricos de flujo libre.
  • Ecooltra (scooter-sharing): empresa española, líder europeo en scooter sharing con una flota de más de 3000 vehículos eléctricos, de los cuales 800 en Milán.
  • GoVolt (scooter-sharing): presente tanto en Milán como en Monza, con una flota completa de scooters eléctricos, recientemente ampliada con monopatines.
  • BikeMi (bike-sharing): servicio de ATM, cuyas bicicletas se encuentran dispersas en estaciones con un total de 5 mil bicicletas, incluidas las de pedaleo asistido.
  • Mobike (bike-sharing): Llegó a Italia en 2017, el gigante chino opera en modo free floating (es decir, es posible alquilar y llevar bicicletas a cualquier lugar dentro del área urbana de Milán). Las bicicletas se desbloquean a través de una aplicación dedicada y las tarifas se calculan por tiempo de uso.
  • Swapfiets (bicicleta de alquiler): una novedad que llegó a Milán en septiembre, que te permite usar una bicicleta de alquiler, sin ser propietario pero pagando un coste fijo mensual, como lo haces con Netflix o Spotify. Acudiendo a la tienda de la empresa (ubicada en Via Lupetta, 3), puedes elegir y personalizar tu bicicleta, y finalmente llevártela a casa. La diferencia sustancial de Swapfiets frente a los ya generalizados servicios de bicicletas compartidas, radica precisamente en el hecho de que cada usuario tiene su propia bicicleta personal, y que puede hacer que la reparen en casa, sin preguntarse si al salir de casa encontrará una bicicleta disponible cerca. .

En cuanto a los patinetes, los proveedores de servicios están todos regulados de la misma forma, tanto en cuanto a registro y métodos de pago (App), como en cuanto a límites de velocidad y condiciones de uso.

La única diferencia radica en el diseño del patinete y el coste del servicio, que consiste en el desbloqueo para su uso (de 1 € o un poco menos) y la tarifa por minuto. Aquí están los enlaces para obtener información más detallada:

La movilidad con impacto cero es un camino que nos involucra a todos. Seguiremos moviéndonos, moviéndonos, emitiendo CO2 y polvo fino, especialmente cuando recorremos largas distancias, pero ¿por qué no actuar en distancias cortas?
Moverse por la ciudad de una manera nueva y limpia es una necesidad, un gesto significativo e impactante.
No tenemos excusas: dejar el coche quieto se puede, hagámoslo, ¡cada vez más a menudo!

This post is also available in: Inglés Italiano

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
las-fibras-y-su-sostenibilidad
La sostenibilidad en las fibras textiles