Bulldog Skincare; una marca sostenible, hecha por hombres para hombres

Scritto da
Sara Coccoli

Uno de los fenómenos más interesantes de los últimos años es el nacimiento y crecimiento de la cosmética masculina; Este año, ha alcanzado un valor de 61 mil millones con una tasa de crecimiento anual del 6,4%, frente a 2016 donde valía “solo” 48 mil millones.

En Italia, el sector ha prosperado particularmente, con un pico en 2017 por valor de 10 mil millones.

Y es precisamente en este nuevo campo donde surgen marcas sostenibles e innovadoras como BULLDOG Skincare, fundada en 2005 por Simon Duffy en territorio anglosajón al no estar satisfecho con la oferta para hombres. De hecho, como cuenta el propio fundador; “Los productos destinados a los hombres eran muy complejos y difíciles de entender para un “principiante” como yo. El envase contenía muchos términos técnicos, que no entendía. Así que pensé que, como yo, muchos hombres podrían sentirse desmotivados con tanta información. Pensé que podía hacer mi aportación cambiando ligeramente la perspectiva… Mi punto de partida: ofrecer a las personas una marca de cuidado de la piel lo más natural posible y convertirla en un must-have en su baño! Hoy, BULLDOG desde Londres ha cruzado fronteras y estamos muy orgullosos de ello ”.

La peculiaridad de esta marca es el origen natural y la inspiración de fuertes valores éticos. Los productos tienen un equipamiento añadido porque no están testados en animales, no contienen parabenos ni colorantes artificiales ni ningún tipo de ingredientes de origen animal o fragancias sintéticas. Además, su enfoque ecológico también se extiende a los envases donde el uso de plástico se reduce al 50%.

La línea de skincare se produce íntegramente en Inglaterra y, para la búsqueda de materias primas, la marca se dirige directamente a las pequeñas comunidades de los países de origen, ofreciendo un importante apoyo a estas últimas. Un ejemplo es el Aceite de Baobab procedente de Sudáfrica y es elaborado por una asociación que utiliza técnicas de agricultura sostenible para su producción.

Otro ingrediente clave es el Aloe Vera, originario de Guatemala y proveniente de comunidades locales que siguen normas que ofrecen condiciones laborales que respetan el salario medio.

BULLDOG también cree firmemente que el cuidado de la piel debe ser “cruelty free”, y es por su compromiso con la lucha por dicha “cruelty free” que se ha unido a Leaping Bunny. Se trata de un programa de comunidad global que certifica con requisitos legales la ausencia de crueldad de diferentes marcas con requisitos legales.

De hecho, la política de Duffy adopta un monitoreo proactivo de los distintos proveedores para asegurar los estándares requeridos por la asociación. En el siguiente enlace, también disponible en el sitio web de la marca, puedes encontrar más información sobre los criterios de Cruelty Free International.

Justo en este contexto y también en colaboración con Knudsen & CRC, Shanghai Fengpu Industrial Park y Oriental Beauty Valley, BULLDOG ha logrado obtener el consenso de que los productos no deben ser sometidos a ningún tipo de pruebas con animales ni siquiera en China.

Simon Duffy explica, “En Bulldog, siempre nos hemos desafiado a nosotros mismos para tomar decisiones éticas en términos de bienestar animal. Incluso con la tentación del enorme mercado chino, decidimos que nunca comprometeríamos nuestra posición sobre los tests con animales. Es fantástico que este esquema nos haya permitido entrar en la China continental manteniendo nuestro estatus de “cruelty free”. Esperamos que el éxito de este enfoque allane el camino para que se vendan más marcas internacionales “cruelty free”.”

Por esta filosofía más ecológica y sostenible, BULLDOG ha obtenido varias certificaciones, incluida Vegetarian Society Approved Vegan e Cruelty Free International.

Su comunicación en el sitio es extremadamente efectiva y el principio que sigue BULLDOG es un desafío diario con ellos mismos para reducir el impacto en el medio ambiente. En particular, la marca se centra en reducir el consumo de plásticos de combustibles fósiles y la energía necesaria para la producción de productos.

Para el consumidor, de hecho, es imposible notar alguna diferencia entre los packaging convencionales y los de BULLDOG; sin embargo, el envase marca una gran diferencia en el ahorro de energía y material.

De hecho, desde 2017 se ha introducido el plástico derivado de la caña de azúcar para incrementar el impacto positivo en el medio ambiente y dar una señal más sostenible en este sector que es muy usuario del plástico tradicional, que al no ser renovable libera dióxido de carbono en el medio ambiente y aumenta el calentamiento global.

El brand fue el primero en lanzar el nuevo uso de este vegetal que solo necesita un poco más de agentes atmosféricos naturales para crecer. Lo extremadamente positivo es que mientras se cultiva, esta planta es capaz de absorber el CO2 presente en el aire; y es tan eficaz que por cada kilogramo de plástico sostenible producido, se eliminan del medio ambiente 3,09 kilogramos de CO2. Además, cuando se cultiva en tierras empobrecidas y degradadas ayuda a reponer los minerales para permitir que la tierra se reutilice para otros fines en el futuro. Sin embargo, en este momento el límite máximo alcanzable de plástico de caña de azúcar en un paquete es del 50%, pero como se indica en el sitio web la marca está trabajando para aumentar aún más la proporción.

“Bulldog se enorgullece de ser la primera marca de cuidado de la piel para hombres en el mundo en utilizar plástico de caña de azúcar en nuestros envases. Siempre hemos tratado de tomar las decisiones más éticas y sostenibles posibles, desde no probar en animales, hasta no usar microperlas para hacer que todos nuestros productos sean aptos para vegetarianos y veganos. El plástico de caña de azúcar es el último paso en este enfoque y estamos encantados de haber trabajado con RPC M&H Plastics para convertir el Green PE en algo que podamos usar en los tubos y tapones de nuestros envases”. comenta Simon Duffy.

En cuanto a la energía, también tiene un fuerte impacto en la sostenibilidad de la marca, ya que puede ser uno de los puntos cruciales más costosos. Para las cremas BULLDOG, la técnica utilizada es la de “temperatura en un solo recipiente”; Esto significa que el agua se calienta sólo en parte para crear el producto y crea la mezcla en un solo recipiente. Normalmente en la producción tradicional, los recipientes calentados son dos y el doble de la cantidad de agua que se utiliza para calentarlos y enfriarlos. La técnica adoptada por la marca hace que su producción sea mucho más sostenible y atenta al ahorro energético. El resultado más sorprendente de su hidratante clásico es un ahorro de energía del 60% por producto.

Por último, pero por supuesto no menos importante, otra gran innovación aportada por BULLDOG fue el uso de bambú de caparazón de tortuga para el diseño de la cuchilla de afeitar ecológica. Esta planta tiene la particularidad de ser una de las más rápidas del mundo en crecer; pensad que solo se necesitan un par de meses para alcanzar los 20 metros de altura. Además, tarda entre 2 y 3 años en madurar, logrando estabilidad dimensional, dureza y resistencia. Otra gran ventaja del bambú es que en un bosque sostenible sólo se puede cosechar el 20% en un año, y a pesar de su poda, la planta no muere, eliminando el problema de la deforestación.

This post is also available in: Inglés Italiano

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
Pandora se convertirá en “carbon neutral” para 2025