Una Green Beauty consciente; un análisis

Traduttore
Sara Bargiacchi

“Bio”, “natural”, “green beauty”, “eco” … cómo elegir una green beauty consciente

Actualmente, la belleza verde es una presencia activa y estable en el mercado y resulta muy complejo elegir qué hacer. “Bio”, “natural”, “green beauty”, “eco” … ¿cómo elegir el producto adecuado? La idea es aclarar para evitar la elección de un producto que sólo es “green” de nombre, y conseguir una green beauty consciente.

La guía para una green beauty consciente

Los pasos a dar para navegar por este rico mundo son pocos y sencillos para tener claro qué es una beauty consciente.

Hay 5 puntos fundamentales que hay que tratar;

  1. La Marca; es necesario conocer la filosofía, dónde se fabrican los productos y las acciones emprendidas para proteger la naturaleza y los animales. Las marcas deben declarar siempre (con un texto) que son cruelty-free.
  2. Las Certificaciones; hay varias como Soil Association (Inglaterra), Ecocert (Francia), USDA (EEUU), ICEA (Italia), Bioforum (Bélgica), Bdih (Alemania). Su objetivo es proteger los cosméticos naturales y ecológicos del mercado.
  3. El Embalaje; ¿Utilizan papel reciclable o materiales respetuosos con el medio ambiente? ¿Cuál es el contenido de plástico del envase?
  4. El INCI (International Nomenclature of Cosmetic Ingredients); la herramienta para entender exactamente qué ingredientes se utilizan, qué es tóxico y qué es clean de verdad.
  5. Los ingredientes ecológicos; son aquellos cultivados sin herbicidas químicos, siempre certificados o señalados.

Green Beauty consciente; no todas las marcas son veganas

Para estar absolutamente seguros de que están comprando productos verdes y veganos, es esencial investigar el símbolo correspondiente. También pueden leer la descripción de la marca en relación con los ingredientes. De hecho, no es fácil evaluar un cosmético incluso con el INCI presente en la parte posterior del envase.

Como solución pueden consultar páginas web para reconocer el producto como biodizionario.it, un projecto de VEGANOK S.r.l. o Skin Deep de Environmental Working Group. Aquí encontrarán bases de datos de cosméticos e ingredientes controlados y podrán buscar un ingrediente para conocer su grado de riesgo.

Las certificaciones

Además de la lista de ingredientes de los distintos envases, también se pueden encontrar símbolos, más o menos conocidos. Cada símbolo, además de su propio significado, representa un organismo de certificación. Los más importantes de este sector se dedican a evaluar los procesos de fabricación de los productos. La atención hacia este aspecto se debe a que no existe una norma universal, al menos por el momento, sobre qué es un cosmético natural. En un artículo anterior (enlace) puede leer sobre la norma que va a entrar en vigor, llamada ISO 16128. Los organismos son organizaciones privadas que imponen las normas de calidad que se deben seguir.

Órganos en todo el mundo para una green beauty consciente

Para una green beauty consciente, se estructuraron estas organizaciones:

  1. SOIL ASSOCIATION: inglés, diseñado para una certificación rigurosa. Examina desde el abastecimiento de ingredientes hasta la evaluación del envasado. Pide información sobre la producción sostenible de los productos. La etiqueta se revisa cada año.
  2. ECOCERT: francés, tiene 25 años de experiencia. Primer organismo en desarrollar una norma para los cosméticos naturales y ecológicos. Su objetivo es comprobar la conformidad de las materias primas y aprobar las fórmulas. Se encarga de verificar que se utilicen ingredientes procedentes de recursos renovables y comprueba el grado de biodegradabilidad o reciclabilidad de los envases.
  3. ICEA: italiano, se encarga de certificar los productos Eco Bio y los cosméticos naturales en función de criterios de sostenibilidad medioambiental. Es el organismo que comprueba obligatoriamente el producto acabado y verifica las declaraciones utilizadas por la empresa.
  4. USDA ORGANIC: americano, certifica lo orgánico en múltiples niveles (“100% Organic”, “Organic”, “Made with Organic ingredients”).

Lo Norma COSMOS aplicada en Europa para una green beauty consciente                                       

Las asociaciones europeas, debido al aumento de las certificaciones y los controles, han creado Cosmos (Cosmetic organic standard). Se trata de la nueva norma europea única de 2017 para todas las certificaciones de productos cosméticos ecológicos y naturales. La asociación ofrece la posibilidad de acceder a dos niveles diferentes de certificación: para productos naturales y ecológicos. Las garantías que hay que tener en cuenta en este contexto son diferentes, como la ausencia de parabenos o de ingredientes OGM.

Está claro que las certificaciones pretenden facilitar la vida a la hora de investigar un producto natural. Por lo tanto, constituyen un gran valor añadido cuando se encuentran en un cosmético. Sin embargo, es importante destacar que un producto no es necesariamente no natural si no tiene la certificación propia. Las marcas son libres de implementar una elección en este sentido y evaluar si certifican los productos para obtener mayor protección y garantías.

El trend del packaging en una green beauty consciente

En los últimos años, cuando se habla de packaging, se piensa instintivamente en la ecología y en la personalización, sobre todo en el sector de la cosmética. Además del producto en sí, la atención se centra también en los materiales con los que se envasa, embala y envía. Las marcas deben estar atentas a la sostenibilidad en este ámbito y a las fuentes ecológicas. Según Nielsen, el 57% de los consumidores quiere productos con ingredientes naturales y ecológicos, mientras que el 41% presta atención a la ecosostenibilidad del envase. La misma fuente afirma que el 66% pagaría más por un artículo con embalaje ecológico y reciclable.

Algunos de los materiales perfectos para evocar un pensamiento relacionado con la sostenibilidad son el vidrio y la madera. El primero es sólido y exalta las calidades del producto con su brillo, quedando como el material sostenible por excelencia. Por otra parte, el segundo tiene un impacto reducido en comparación con muchos otros materiales sobre el medio ambiente Además, es elefantiásico y precioso.

La personalización como identidad

La creación del packaging habla intrínsecamente de los valores de la empresa y de sus opiniones sobre la sostenibilidad. Mediante el uso de colores, formas, letras y un material ecológico específico, personalizado para el producto, se cuida el envase añadiéndole valor. En la industria cosmética, un envase personalizado no sólo se considera el envoltorio del producto natural, sino que también se convierte en un accesorio de decoración posterior.

En este contexto se habla de Zero Waste, con la voluntad de reducir a cero la formación de residuos o, al menos, de reducir en gran medida su producción.

Las novedades de los envases en 2021 para una green beauty consciente

Con la directiva europea (2019/904), el plástico de un solo uso será retirado del mercado por ser responsable de la contaminación marina. Otro hecho muy positivo es la puesta en marcha de Ocean Cleanup con el objetivo de reducir el tamaño del Pacific Trash Vortex, la mayor isla de plástico del mundo.

En 2021 estará disponible un nuevo material de envasado, creado a partir de residuos de madera y elementos naturales, 100% biodegradable y sin plástico. Su capacidad de descomposición permite que se agote en 3 semanas en el compost o en 1 año en el mar. ¿Su nombre? Sulpac.

El último paso innovador para eliminar los envases superfluos será transformar los productos líquidos en sólidos o crear productos «de grifo», con recargas en el mismo envase.

Las nomenclaturas de una green beauty consciente

En Italia existen diferentes nomenclaturas y símbolos, gestionados y asegurados por las entidades; vamos conociéndolos.

  • Natural; la formulación debe ser de origen natural pero no necesariamente 98% orgánico como mínimo. Por consiguiente, los residuos petroquímicos no pueden superar el 2%. El proceso de fabricación debe tener en cuenta las funciones naturales al la vez que regula los residuos y la energía.
  • Cosméticos Eco Bio; las materias primas provienen de la agricultura ecológica y no hay materiales no vegetales. El impacto medioambiental de los envases con materiales reciclables es bajo. A nivel europeo, se exige que al menos el 95% de los ingredientes procesados sean ecológicos, mediante una formulación de origen natural del 98%.
  • DERMATOLÓGICAMENTE/CLINICAMENTE TESTADO; no significa green, para pieles sensibles o respetuoso con el medio ambiente y los animales. El producto sólo se ha sometido a pruebas con voluntarios para analizar los efectos en la piel.
  • GLUTEN FREE; el producto no contiene derivados de trigo ni hidrolizados de proteínas de trigo. También garantiza que no ha habido contaminación durante la producción. Sin embargo, sabiendo que el gluten no pasa a través de la piel, la Asociación Italiana de Celíacos (AIC) se ha pronunciado negativamente sobre el uso de su símbolo de la «espiga tachada» en los cosméticos. Si está presente, es mejor saber quién lo ha certificado.

Los símbolos

Hay que tener muy en cuenta el conejito de la LAV (Liga Antivivisección) en el envase, que prohíbe la venta de productos probados en animales a partir de 2004. Por el momento, la Liga sólo ofrece este símbolo a las empresas que han superado las pruebas realizadas por ICEA. El producto con este símbolo es, por tanto, cruelty-free y cumple con la ley del 11 de marzo de 2013. Esto impide la experimentación con animales y la importación de materias primas testadas en países no pertenecientes a la UE.

Otros conejitos, pero muy diferentes a los que acabamos de ver, son los de PETA; el primero se llama “Cruelty-Free” y se refiere a la experimentación con animales. El otro es “Cruelty-free and vegan” y, por lo tanto, prevé la ausencia de pruebas y asegura que no hay ingredientes de origen o derivación animal.

Ojo a los ingredientes

Hay múltiples ingredientes que evitar y parece que la ciencia y los consumidores no se ponen de acuerdo en las directrices.

Raffaella Gregoris, fundadora de Bakel, señala que “el problema es la falta de una norma industrial única, no a nivel mundial, sino incluso sólo nacional. En Estados Unidos no hay diferencias institucionalizadas entre productos naturales, orgánicos, green o bio por parte de la Food and Drug Administration. La situación es similar en Europa, donde las empresas recurren a la autocertificación, a los organismos de certificación privados y a las etiquetas que siguen siendo legalmente bastante libres. El resultado es el caos total.

La situación en sí es complicada también porque descifrar largos INC es realmente una hazaña.

La única opción es confiar en unas cuantas certezas sencillas: los símbolos y las letras.

This post is also available in: Inglés Italiano

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
Re collection capsule
La Re Collection; de Diesel & Coca Cola