La naturaleza en la literatura moderna y contemporánea

Translation
Belen Espino

La literatura moderna y contemporánea ofrece mucho a los amantes de la naturaleza. Hay muchos libros memorables, desde el hermoso ‘La invención de la naturaleza’ de Andrea Wulf hasta ‘Walden’ de Thoreau, desde el ahora famoso ‘Hacia Rutas Salvajes’ de Krakauer (el libro en el que se basó la película Into the Wild) al gran ensayo de Merlau-Ponty en el que el pensador francés presenta y discute las reflexiones más importantes de los filósofos occidentales dedicados a la naturaleza.

Hoy viajaremos por páginas de historia e imaginación …

Relación entre el hombre y la naturaleza: un viaje por la literatura

La relación entre el hombre y la naturaleza siempre ha sido un tema central en la literatura. Hoy, en tiempos de crisis medioambiental, es importante recorrer su historia.

La dicotomía hombre-naturaleza ha sido un tema de elaboración literaria desde los inizios de la sociedad.

Arte y Naturaleza: Caspar David Friedrich, El caminante sobre el mar de nubes, 1818.

Sin embargo, esta relación es anterior al desarrollo de cualquier facultad creativa humana, como afirma el profesor Lawrence Buell de la Universidad de Harvard. De hecho, es uno de los fundadores de la ecocrítica, o el estudio de nuestra relación con lo que nos rodea a través del análisis de las obras literarias. Un tema innovador, que también se ha extendido a las universidades, fundamental para analizar cómo ha cambiado la visión humana a lo largo de los siglos, pero también para comprender los fenómenos que nos han llevado a una crisis ambiental tan grave.

¿Por dónde empezamos?

Este viaje ecocrítico seguramente puede tener la tradición clásica como único punto de partida. Mediante la creación de una cosmogonía intrincada, las civilizaciones griegas son las primeras en transformar los elementos del medio ambiente en dioses. La Tierra se convierte en Gea, el mar en Poseidón, el viento en Eolo y así sucesivamente. Deidades con rasgos y comportamientos humanos capaces de influir en los eventos naturales con sus impulsos. Esta visión estaría tan arraigada que también influyó en la Ilíada y la Odisea, pero también a partir del siglo VI en adelante, las investigaciones filosóficas sobre la sustancia original de todas las cosas, identificadas principalmente en elementos como el agua, el fuego y el aire.

La naturaleza en la literatura: Ulises y las sirenas de Herbert James Draper, 1909.

La tradición latina ciertamente le debe mucho a la griega, creadora con Virgilio del topos a literario del «locus amoenus», un paraíso natural donde sólo reinan la belleza y la armonía.

Una nueva simbología: ¿cuándo se produce un cambio radical?

El punto de inflexión llega con la difusión del cristianismo. Se adoptan nuevos símbolos: la espiga de trigo, el racimo de uvas, pero también la paloma y el cordero. A partir de aquí se establecerá una densa red de significados que serán la base de la lírica provenzal. La rosa en particular es objeto de veneración como síntesis de la perfección femenina. Una combinación que heredará también la poesía Stilnovista de Dante y Petrarca, solo piense en el juego de significados en el “laurel”, en el que se basa todo el Cancionero.

Un punto de alejamiento de la tradición llega con el descubrimiento de América. Comienzan las primeras exploraciones y con ellas los informes de viaje de los conquistadores y misioneros. Aquí las descripciones de estos lugares exóticos y salvajes distorsionan la concepción de la relación entre el hombre y la naturaleza, pero también de los espacios, que se convierten en presa de los apetitos coloniales europeos.

De lo sublime a la resistencia

Los siglos que siguieron a la revolución geográfica se caracterizaron por un retorno a la racionalidad greco-latina de los orígenes. Se desempolvan cánones y temas, en particular el virgiliano del locus amoenus. Sin embargo, ya a finales del siglo XVIII comenzó una verdadera rebelión. Así nació el Romanticismo que considera cada elemento natural como una manifestación interior. Se establece una nueva relación con el mundo que deja de ser el trasfondo de los dramas humanos. La naturaleza juega ahora el papel de un observador y un juez despiadado, capaz de despertar un estado de ánimo tan turbulento como sublime. En Italia Foscolo y Leopardi serán maestros en describir este «horrendo que fascina».

La naturaleza tormentosa: ‘Aníbal cruzando los Alpes’, William Turner, 1812.

Un fenómeno salvaje de industrialización también comenzó en el siglo XIX. Sigue la destrucción de un entorno que hasta ahora había sido representado en su totalidad. La desfiguración de lo que nos rodea coincide también con la aniquilación del hombre, como denuncia Dickens y en Italia especialmente los Veristas.

El siglo XX se ve inevitablemente sacudido por dos conflictos mundiales que trastocan el concepto de vida, pero también de naturaleza. Para algunos es malvada y descuida a sus hijos, para otros como Calvino se convierte en un santuario y un lugar de protección para la resistencia y los ideales de libertad.

¿Qué pasa en la era contemporánea?

Desde el siglo XX hasta la actualidad, se han desarrollado muchos géneros literarios que han mostrado principalmente una perspectiva decepcionada a nivel ambiental. Con las primeras quejas ambientales de la década de 1970, se desarrolló una importante tendencia distópica y de ciencia ficción. Entre los nombres más famosos destacan sin duda James Ballard y Philip K. Dick, autor del célebre Blade Runner.

Naturaleza y novelas: Blade Runner, Ridley Scott, 1982. Una escena de la película basada en la novela de Philip K. Dick

Los escenarios apocalípticos de estas obras son ciertamente pesimistas en comparación con el deterioro ambiental actual. Sin embargo, es precisamente la intención de estos autores aterrorizarnos a los lectores. Su visión de la relación entre el hombre y la naturaleza apunta a admitir la culpa por haber destruido nuestro propio hogar. Una conciencia imprevista, sobre todo ahora que se nos acaba el tiempo.

Una pequeña lista: 4 libros para leer para redescubrir nuestra conexión con la naturaleza

En este período necesitamos volver, al menos con la imaginación, a observar y caminar por bosques, selvas y playas. Podemos hacerlo con los libros.

Nunca antes como en este período la lectura puede venir al rescate para superar estos días, que muchas veces parecen muy largos. Es cierto, echamos de menos nuestros bosques favoritos, extrañamos bucear en esos lugares que nos hacen sentir bien. Los libros pueden ayudarnos a trabajar nuestra imaginación, nuestra fantasía y por qué no, nuestros recuerdos. Una forma de vivir la naturaleza en casa, recreando esa sensación de bienestar que nos transmite el entorno. Por eso he pensado en hacer una pequeña lista de títulos que conviene leer o releer para disfrutar de las sensaciones que solo los paisajes naturales pueden darnos.

Las ballenas lo saben de Pino Cacucci

Libro sobre la naturaleza salvaje de Baja California, pero también un libro de encuentros con personajes singulares con historias bizarras, leyendas de piratas y tesoros escondidos. Y luego las ballenas del título, las ballenas grises que llegan a las tres calas protegidas de la península californiana entre enero y marzo para reproducirse. Los Estados Unidos Mexicanos fue el primer país del mundo, como nos recuerda Pino Cacucci en su travesía por la Carretera Federal 1, en aprobar una ley para proteger estos lugares desde 1946. El paisaje mayoritariamente desértico de Baja California es el trasfondo de este viaje en la naturaleza donde el océano ofrece olas perfectas para surfear y cactus gigantes contienen cientos de litros de agua en un área donde es probable que no llueva durante años y años.

Pino Cacucci logra sumergir al lector no solo en el paisaje natural de Baja California, sino también y sobre todo en un paisaje humano habitado durante milenios como lo demuestran las antiguas pinturas rupestres descubiertas por arqueólogos. Ocurre perderse en los relatos del autor, tanto como en las descripciones de los majestuosos cetáceos que pueblan las aguas. Animales de sorprendente inteligencia con los que los pescadores y marineros de Baja California han estado interactuando durante siglos. Un libro sobre la naturaleza menos conocida de México, una guía de viaje para quienes deciden seguir los pasos del escritor.

Antártico de Francisco Coloane

Las fronteras más australes de la Tierra del Fuego, sus aguas turbulentas a lo largo del Estrecho de Magallanes, naufragios, seres legendarios y hombres comunes, marineros en busca de tesoros y soñadores en busca del amor. Diez cuentos escritos por Francisco Coloane, uno de los autores más grandes e importantes de América Latina. El paisaje es el de la Patagonia, en el centro del tráfico marítimo y sentimental, la isla de Chiloé, en el extremo sur de Chile. Piezas de vida contadas por Francisco Coloane, con la excelente traducción de Pino Cacucci, de la que hemos visto Las ballena lo saben.

Antártico es una colección de cuentos sobre la naturaleza salvaje de la Patagonia donde aparecen icebergs gigantes de la niebla como palacios de hielo, hombres con trajes de buceo exploran los restos de barcos hundidos a lo largo del Estrecho de Magallanes, mientras que historias de sirenas y tesoros enterrados se cuentan alrededor del fuego. Francisco Coloane utiliza palabras precisas, exactas para describir un paisaje del que parece conocer cada rincón. Viajero incansable del sur de la Patagonia, el autor la recorrió a lo largo y ancho, a pie, a caballo y en barco, brindándonos maravillosas narrativas de los rincones más recónditos de esta terra desconocida. Se lo debemos a su pluma, si hoy parte de este misterioso paisaje está más cerca de nosotros. Para quien busque tierras perdidas donde perderse por unas horas, un viaje literario poético y encantado por la naturaleza salvaje de la Tierra del Fuego.

A Thousand Deaths – Jack London

Londres y la naturaleza son compañeros en la vida, la literatura y la aventura. El escritor de San Francisco encontró su «fortuna» en las tripas y almas de los animales, como La llamada de lo salvaje y Colmillo Blanco. Ha visto todas las implicaciones de la relación entre el mundo natural y el mundo humano: aventuras marinas, animales heroicos y una naturaleza madrastra cruel y salvaje como la de Alaska. De hecho, la naturaleza no es tanta vitalidad cuando existe el riesgo de perder la vida, de mil maneras diferentes, inesperadas o banales, serenas o crueles.

En esta colección de historias encontramos la suma de todo esto: está Bâtard, el eterno desafío del hombre contra el perro, una relación de odio implacable. Está la abrasadora, oscura y amenazadora Polinesia (casi como el Vietnam del coronel Kurtz) de El Rojo. Y, sobre todo, Encender una hoguera tragedia silenciosa en el blanco y gris del Klondike, en el río Yukon. Estamos a sesenta grados bajo cero: un hombre camina con su husky para regresar al campamento base. Quiere llegar a sus amigos antes del atardecer: pero el frío es como un cuchillo, poco a poco comienza a congelarse. El hombre y el perro se vuelven cada vez más distantes y desconfiados el uno del otro. Es la historia de un hombre que ve el último rostro, el más verdadero, el más solitario, de la naturaleza, el gran antagonista.

Walden – Henry David Thoureau

Cuando se trata de libros que narran la relación entre el hombre y la naturaleza, no se puede dejar de mencionar la obra maestra de Thoureau, el progenitor del género y maravillosamente escrita. En cierto sentido, Thoureau hizo un experimento «similar» al de McCandless. Se probó a sí mismo, tratando de vivir en la pobreza y la sencillez, apreciando la naturaleza en la que estaba inmerso. El escritor vivía en una sencilla choza, que él mismo construyó, a orillas del lago Walden que da título al libro, en Massachusetts.

Publicado en 1854, sorprende por la increíble contemporaneidad en las descripciones que Thoureau da de la naturaleza, sus ciclos, la intensidad y la sorpresa que este hombre siente frente a unos espectáculos aparentemente simples (las hojas que cambian de color, el reflejo del cielo sobre el lago, naturaleza que primero se vuelve acogedora y luego intransitable, majestuosamente aterradora) y que instantáneamente despierta en él el respeto y el amor que le debemos al mundo que nos rodea. El pensamiento filosófico que se deriva de él es tan moderno que este escrito se convirtió, en los años sesenta del siglo pasado, en un símbolo de la llamada «contracultura» americana, de lo que luego se definirá como la beat generation.

From Cape Wrath to Finisterre: Sailing the Celtic Fringe de Björn Larsson

Es el cuaderno de bitácora que ha llevado el escritor a lo largo de los años en un barco, navegando por el Atlántico y el Mar del Norte. En el mar sucede que los pensamientos siguen el estado de ánimo del viento y el movimiento de las olas, y sientes una prodigiosa necesidad de libertad. En el mar, perseguir tus sueños no es una metáfora: fluyes, zarpando velas, aceptando la incertidumbre, rodeado de la naturaleza en su sobrecogedora belleza.

Hay placer en los bosques, Lord Byron.
hay placer en los bosques sin senderos.
hay éxtasis en la costa solitaria,
hay compañía allí donde nadie se intromete,
y junto al mar profundo, hay música con su rugido;

No amo menos al hombre, sino más a la Naturaleza,
a partir de nuestros encuentros, a los que asisto sigiloso,
a partir de todo lo que puedo ser, o pude haber sido antes,
hoy puedo fundirme con el Universo, y sentir
e sento ciò che non so esprimere
lo que no puedo expresar, aunque me sea imposible ocultar

Lee también Dipingere rispettando l’ambiente e la salute

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
Beyon Skyn; andar 100% vegano