arte ecologico

¿Arte ecológico o sostenible?

Dos maneras de aproximarnos al arte de manera sustentable

Los términos «verde», «ecológico» o «sostenible» se aplican a muchos temas diferentes. Desde los servicios naturales (por ejemplo, la energía) la moda, el arte o los productos industriales en general.

Las maravillas naturales del planeta nos han inspirado para expresarnos con algo más que palabras durante miles de años. Desde las pinturas rupestres del Paleolítico hasta las fotografías digitales de alto impacto del reino animal. Sin embargo, la crisis medioambiental que vivimos actualmente ha impulsado a nuevos movimientos artísticos que va más allá de capturar y representar la naturaleza como en el pasado, para transformar la naturaleza en la propia obra y de manera más consiente.

La idea de vivir en verde se ha convertido en una tendencia cada vez más popular, y el mundo del arte no es una excepción. A medida que las personas son más consciente del calentamiento global y de nuestra necesidad colectiva de proteger la Tierra; vemos que cada vez más artistas adoptan este concepto y trabajan en el ámbito del arte sostenible o ecológico.

Lo que generalmente no se sabe es que; existen diferentes tipos de artistas o arte que se enfoca en la mejora del medio ambiente.

Como nace este concepto.

Aunque parezca que la idea del arte sostenible o ecológico es un término relativamente nuevo; Lo cierto es que los artistas llevan bastante tiempo trabajando en este campo. A menudo se les etiquetó como artistas conceptuales o eco artistas porque utilizaban el medio ambiente y la sostenibilidad como trampolín para sus ideas.

Se pueden encontrar paisajes en; antiguos grabados chinos, dibujos en tumbas del Antiguo Egipto, frescos romanos del año 1 a.C. y motivos rurales en las obras divinas de la Edad Media; No fue hasta el Renacimiento, en los siglos XV y XVI, cuando la naturaleza adquirió autonomía en la pintura.

Emily Carr, Odds and Ends, 1939

El vínculo entre la pintura y la sostenibilidad, en el sentido ambiental, se aumentó al convertirse en una constante. Con la llegada del Barroco, el Romanticismo, el Impresionismo y luego el Postimpresionismo y los movimientos posteriores; se desarrolló un vivo interés por el uso de los recursos naturales.

La influencia del Land Art.

Para encontrar la siguiente etapa relevante en la relación entre arte y sostenibilidad, es necesario viajar a la segunda mitad del siglo XX. Hasta ese momento el arte había interactuado con el desarrollo sostenible solo a nivel temático. Como simple contenido de la obra; a finales de los años 70 el movimiento Land Art, pasó a comunicar un importante mensaje de sostenibilidad a través de su propia forma, los materiales utilizados y su impacto en el medio ambiente.

El ejemplo más famoso de Land Art es Spiral Jetty, de Robert Smithson. Se trata de una enorme escultura en el desierto de Utah; hecha con 5.000 toneladas de basalto, construida en el Gran Lago Salado en forma de espiral. Como el resto del Land Art producido, Spiral Jetty se vio influenciado por el paisaje del que forma parte, entrelazándose completamente con su entorno. El Land Art se convirtió en el primer movimiento creativo sostenible, tanto en su forma como en su contenido; debido a su uso de materiales como la madera, la tierra, la arena, las piedras, el agua, etc. Además, está sujeto -como la propia naturaleza- al clima, que a menudo provoca cambios en la composición como si fuera un elemento natural más.

Spiral Jetty, Robert Smithson.

Pero, ¿qué es el arte sostenible o ecológico, cómo se define o diferencia y quién lo hace?

Al igual que muchos aspectos del mundo del arte, el concepto de arte sostenible o ecológico puede definirse de múltiples maneras. Algunos artistas lo definen como obras de arte que tratan o critican los problemas medioambientales; otros artistas se identifican como eco artistas porque sus materiales y prácticas de estudio tienen una huella ecológica o se realizan principalmente con materiales reciclados.

Arte Ecológico:

El arte ecológico se centrará en el presente y optimizará un aspecto individual de un producto. Por ejemplo, utilizando papel de bambú para las impresiones artísticas.

El papel de bambú se considera un material ecológico, ya que su producción requiere un 30% menos de agua que el papel normal. Además, elimina parte de la presión de la demanda sobre los bosques. Sin embargo, la impresión artística de bambú no puede considerarse sostenible. La razón principal es que procede principalmente de China. Por lo tanto, requiere el envío o los camiones para su distribución por todo el mundo. La contaminación atmosférica causada por este transporte contribuye al cambio climático en lugar de ayudar a combatirlo. Además, puede dar lugar a monocultivos, lo que puede suponer una amenaza para la biodiversidad.

Entonces el arte ecológico seria: Todo arte o artista que crea con materiales que ayuden al medio ambiente. Ya sea utilizando papel de bambú u otros materiales que no contribuyan a la degradación medioambiental.

Sean Avery – Escultor Australiano usa viejos CD para crear esculturas Ecologías

Arte Sustentable.

¿Qué hace que algo sea «sostenible» o no? ¿Se trata solo de la eficiencia energética? ¿Qué pasa con el uso de productos químicos tóxicos, las distancias recorridas por los componentes, la compra de materiales de marcas ecológicas, la promoción de una alternativa a la cultura del consumo, etc.? Hay tantos aspectos y puntos de vista que no es posible satisfacerlos todos.

El arte sostenible es un arte en armonía con los principios clave de la sostenibilidad, que incluyen la ecología, la justicia social, la no violencia y la democracia de base.

Los artistas se centran en el ciclo de vida de las obras de arte, considerando la «carga material» de las piezas que producen y los recursos que utilizan. No solo se trata de reducir [o eliminar] los residuos materiales y los posibles daños a los ecosistemas, sino también de repensar las complejas implicaciones del embalaje, el transporte, el almacenamiento, la publicidad y la exposición de las obras de arte. Hay un alejamiento de la producción de objetos, hacia un trabajo más basado en el proceso, en la acción de expresar e informar. Esta es, probablemente, la definición más estándar de Arte Sostenible.

Un ejemplo de arte sostenible, sería la obra Zaria Forman, para informarte más sobre su trabajo (Aquí)

Sergio San Martín – Artista crea gotas con parabrisas de autos.

¿El arte puede ser sostenible y ecológico?

Como conclusión, la relevancia de lo ecológico o sostenible para el arte contemporáneo puede abordarse desde dos ángulos distintos. Por un lado, podemos considerar el papel del arte a la hora de poner a vista los problemas medioambientales, expresar una crítica hacia los factores insostenibles de la sociedad y ofrecer ideas imaginativas sobre cómo lograr la sostenibilidad. El otro enfoque es volver la crítica hacia el propio mundo del arte, para examinar el impacto medioambiental de la producción de obras de arte, el funcionamiento de las instituciones artísticas o, por ejemplo, el fenómeno de las bienales internacionales de arte que han proliferado en todo el mundo en las últimas décadas.

Un artista puede trabajar de manera sostenible y ecológica a la vez. Siendo consiente con los materiales que utiliza y con el mensaje que su arte expresa.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories