The Line: utopia green

The Line: la utopía green de Arabia Saudita

Qué es The Line

Una ciudad con cero emisiones de carbono, 100% sostenible, autopropulsada, sin carreteras ni coches: la utopía green de Arabia Saudí se llama «The Line».

La megaciudad se construirá en una sola línea recta, de 170 km de largo con la misma extensión que Bélgica. El territorio elegido se encuentra en el noroeste del estado, entre el Mar Rojo y el Golfo de Aqaba. Aunque ahora el área es principalmente desértica, el proyecto masivo tiene como objetivo convertirlo en un oasis de sostenibilidad y multiculturalismo. Lanzado en 2017, este plan utópico forma parte de la «Vision 2030», un act que tiene como objetivo enfocar la economía árabe en las energías renovables, convirtiéndola en un modelo global.

The Line – Imagen del video de presentación

Como se explica en el video de presentación de The Line, la ciudad será única y pionera. No es casualidad que la región en la que se desarrollará el prodigio haya tomado el nombre de NEOM. Las primeras tres letras se refieren al prefijo griego nέο, que significa “nuevo”. La cuarta letra es la abreviatura de Mostaqbal, una palabra árabe para “futuro”.

La ultrainnovación prevista para The Line incluye un suministro eléctrico total de fuentes renovables y conexión a Internet gratuita y ultrarrápida en todas las áreas de la ciudad. El transporte utilizará tecnología driverless con vehículos autónomos. Ningún ciudadano puede ni debe tener coche, porque el proyecto asegura que cada necesidad estará a un máximo de 5 minutos andando. La smart mobility proporciona un commuting de máximo 20 minutos.

La otra cara de la moneda es la apuesta por la high-tech. Conectividad, monitorización de drones y uso de big data. Los servicios estarán basados ​​en inteligencia artificial y reconocimiento facial. Precisamente esta hipervigilancia ha provocado escepticismo en una parte de la opinión pública.

The Line: utopia green – Funcionamiento del proyecto NEOM

Quién está detrás de The Line

La ciudad inteligente faraónica de 500.000 millones de dólares es una creación del joven príncipe saudí Mohammed Bin Salman. En el video difundido en los canales oficiales del proyecto, es él quien explica cuánto y cómo The Line cambiará la faz del planeta. Su Alteza Real (como se le define en los anuncios de lanzamiento), afirma que para el 2030, la ciudad albergará a 1 millón de habitantes, pioneros de una nueva civilización virtuosa en la que ya no respirarás smog, no morirás por accidentes automovilísticos, no se contaminará. Surrealista, utópico, pero aparentemente alcanzable.

The Line: utopia green – Mohammed Bin Salman

Por muy idílico que parezca todo esto, la controvertida situación política y diplomática en Arabia Saudita necesariamente desplaza el debate del nivel de sostenibilidad al de la ética.

De hecho, el proyecto masivo ha sufrido un revés tras el caso Jamal Khashoggi, periodista disidente asesinado el 2 de octubre de 2018 en el interior del consulado saudí en Estambul. La ONU acusó a «altos funcionarios saudíes, incluido el príncipe heredero Mohammad bin Salman» de este asesinato. Cuando estalló esta noticia, algunos de los 18 expertos internacionales del consejo asesor de Neom se suspendieron.

Por lo tanto, el asesinato de Khashoggi provocó que varios de los arquitectos e ingenieros más famosos del mundo se alejaran del negocio. El caso más llamativo fue el del arquitecto británico Norman Foster, seguido de una nota del italiano Carlo Ratti.

Una utopía green que divide

A pesar de las tensas relaciones con Occidente, la mayoría de los detractores de The Line parecen estar entre la gente de Arabia Saudita. De hecho, la crítica más común se refiere a la solicitud de muchos ciudadanos de mejorar las condiciones de las ciudades existentes, adaptándolas al progreso del país, antes de construir una nueva.

En Twitter, muchos usuarios se preguntan cómo es posible completar un diseño tan monumental en tan solo 10 años e incluso sin dañar más el medio ambiente durante su creación, colocando (literalmente) una megalópolis verde en el desierto.

Render animado de The Line

Otro punto crucial de la construcción es el de los «desalojos». The New York Times informa sobre la triste historia de la comunidad tribal que ha habitado el área de la provincia de Tabuk durante siglos y ahora será retirada para dar cabida al proyecto. El periódico estadounidense también explica cómo a raíz de una denuncia en video, uno de los miembros de la tribu beduina fue asesinado a tiros en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad saudíes.

Por supuesto, esto no significa que una monarquía autoritaria como la de Salman no pueda tener ideas revolucionarias y excelentes en contenido, sino que la forma y el progreso moral todavía dejan algo que desear.

¿Y vosotros? ¿Viviríais en una ciudad de ensueño, eco-sostenible, protegida y rodeada de naturaleza que, si bien promete ser libre y multicultural, es «Made in Saudi Arabia»? Si la respuesta es sí, haz las maletas, porque puedes ser parte de lo que seguramente será una aventura, desde todos los puntos de vista.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories

Más artículos
Marcas green con valores éticos y sostenibles