10 nuevos eco hábitos para 2022

Translation
Belen Espino

Hemos pensado en 10 eco hábitos para implementar este 2022, para hacer el bien al planeta y a nuestra cartera. A través de estas pequeñas medidas será más fácil reducir el consumo, reducir el impacto ambiental y no desperdiciar recursos. Todavía tenemos la oportunidad de revertir el rumbo y salvar nuestro planeta, en nuestra pequeña forma podemos hacer mucho todos los días.

1) Utilizar cantimploras en lugar de botellas de plástico.

El primer eco hábito que recomendamos es definitivamente el uso de botellas reutilizables. Pueden ser de vidrio o acero, y hoy en día se pueden encontrar prácticamente en todas partes. Cada minuto se siguen vendiendo 1.000.000 de botellas de plástico, cada botella tiene una huella ecológica de 79g de CO2 (excluido el transporte) y su producción requiere aproximadamente 4,6 L de agua. Las botellas reutilizables se pueden rellenar una y otra vez. También muy fáciles de encontrar son aquellas que tienen características de aislamiento térmico, que permiten mantener las bebidas frescas hasta veinticuatro horas o calientes hasta doce.

Eco Hábito – Botella Térmica

2) No desperdiciar frutas y verduras

Hasta la fecha, un tercio de las frutas y hortalizas producidas se desechan porque no cumplen con los estándares estéticos exigidos por los consumidores. Un tomate magullado, una patata con alguna protuberancia o una manzana con algunos cortes no se tienen en cuenta por considerarlos “feos” o no de calidad. Esto conlleva un enorme desperdicio de recursos, un consumidor consciente reconoce que estas características no hacen malo un alimento, al contrario, muchas veces son indicadores de productos sin pesticidas y cultivados de forma más natural. También normalizamos el color del alimento que no siempre es el mismo, especialmente durante las fases de maduración del producto. Debido al estigma de la perfección, los productos a menudo se tratan artificialmente.

Cuando la fruta y verdura que tenemos en el frigorífico parecen echarse a perder, tal vez tengan un poco de moho en un rincón, no necesariamente hay que tirarlas, basta con retirar la parte comprometida y posiblemente cocinar a temperatura alta. De lo contrario, siempre existe la posibilidad de congelar los restos de comida o cena para poder comerlos en el futuro.

3) Limitar iel consumo de carne

Reemplazar un plato rico en carne por una alternativa vegetariana ahorra 1,46 kg de emisiones de CO2 y 1000L de agua. La elaboración de una hamburguesa de ternera requiere unos 2.250 L de agua y tiene un coste mucho más elevado que un plato de legumbres u otras alternativas vegetarianas. Incluso unos pocos días a la semana en los que no se come carne es suficiente para disminuir el fuerte impacto ambiental que se deriva de su producción.

4) Comer y comprar productos de temporada

Este hábito es importante no solo para el planeta y la billetera, sino también para la salud del organismo. La diversificación de los productos en las mesas conduce a una mayor variedad de nutrientes que ingerimos y necesitamos. Además, los productos no estacionales tienen precios más altos debido a los costos de transporte y almacenamiento de los productos. El impacto ambiental de este tipo de transporte es muy alto, los alimentos producidos en el km 0 (o casi) reducen la influencia en las emisiones hasta en un 21%.

Eco Hábitos – Compra productos de temporada

5) Comprar vintage y evitar el fast fashion

La industria de la moda produce anualmente el 8% de los gases de efecto invernadero y el 20% de las aguas residuales mundiales. El 85% de los tejidos terminan en vertederos o se incineran. Recientemente, se reveló un área que se ha convertido en un enorme relleno sanitario a cielo abierto en Chile, llamado Desierto de Atacama. El territorio se extiende por 1600 kilómetros, se han acumulado toneladas de ropa producida ya que no son reciclables ni están compuestas de químicos y tóxicas para el medio ambiente.
Comprar ropa vintage permite que la ropa tenga una segunda vida, hoy más que nunca están surgiendo pequeños mercados o tiendas donde es posible encontrar ropa de todo tipo. Iniciativas como Humana Vintage o Vinokilo ponen a disposición muchos artículos incluso a precios reducidos y la mejor parte de la moneda es que además de hacer el bien por el medio ambiente, podemos encontrar prendas únicas. Puedes obtener más información sobre los mercados de segunda mano a través de nuestros mercadillos de segunda mano.

6) Beber agua del grifo

Existe un estigma inherente de que el agua del grifo no es buena para beber, este es un mito que debe disiparse. El agua del grifo se puede beber de forma segura ya que está sujeta por ley a controles que garantizan su seguridad y calidad. Si aún no te convence o no te gusta el sabor del de tu zona, existen soluciones ecológicas que te permiten dejar de comprar botellas de plástico. Hay jarras filtrantes que purifican el agua o filtros para instalar directamente en el grifo de la casa. Estas soluciones son ciertamente más económicas que la compra constante de botellas de plástico y tienen menos impacto en el medio ambiente.

Agua del grifo

7) Jabón y champú sólidos

Mediante el uso de jabones sólidos eliminamos todo el plástico reservado para los envases, de hecho estos productos se comercializan generalmente a granel, recubiertos con papel o bioplástico. Aunque el costo inicial de tales productos puede parecer más alto que el de un champú común en una botella de plástico, los jabones sólidos duran mucho más y ahorran a largo plazo.

Eco Hábitos – Champú sólido

8) Desenchufar los electrodomésticos

Los aparatos conectados a la toma de corriente consumen alrededor del 7% de la energía normal, incluso si están apagados. Esto sucede porque incluso si los dispositivos están en espera, la electricidad debe necesariamente alimentar una serie de circuitos internos. Al desenchufar los dispositivos en casa podemos ahorrar un total de 50 € en la factura anual.

9) Películas de bio algodón y cera de abejas

Las películas orgánicas reutilizables reemplazan los envoltorios de papel, plástico y aluminio desechables. Pueden durar hasta dos años y se pueden utilizar de varias formas: para llevar el bocadillo al trabajo o para cerrar un queso para guardar en la nevera. Su uso le ahorra al océano un metro cuadrado de plástico desechable al día y ya no tendrá que comprar los envoltorios antes mencionados con frecuencia.

10) Utilizar bombillas LED

Las bombillas LED son más eficientes que las bombillas incandescentes, ahorran electricidad y duran más. Suponiendo un consumo continuado, duran entre 50.000 y 70.000 horas, lo que supera a las viejas bombillas en aproximadamente 1.000 horas. Consumen menos energía porque utilizan menos energía que las incandescentes, que transforman solo el 10% de la energía consumida en luz.

Bombilla LED


Estos son los 10 eco hábitos que te recomendamos para tu 2022, en nombre de ahorrar recursos para nuestro planeta y gastos para nosotros.

También te puede interesar este artículo.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories