El auge de la energía renovable: garantizar una transición justa

Italian Translation
Rebecca Verrascina
Spanish Translation
Bryan Bravo

En París, en 2015, los líderes mundiales fijaron el ambicioso objetivo de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados centígrados para finales de este siglo. Si queremos lograrlo, el abandono de los combustibles fósiles en favor de las energías renovables desempeñará un papel fundamental. Este cambio hacia energías más renovables ya está en marcha: la capacidad de generación de energía renovable creció un 6% en el Reino Unido en el segundo trimestre de 2023, en comparación con el mismo trimestre del año anterior (según el Departamento de Seguridad Energética y Net Zero).

Sin embargo, aunque el crecimiento que hemos observado es sin duda prometedor, ya ha planteado una serie de problemas. Los proyectos de energías renovables representan un cambio estructural significativo para la sociedad, especialmente en el contexto de una comunidad local. El uso intensivo de suelo de los proyectos de energías renovables —eólica y solar en particular— significa que las comunidades locales de todo el mundo pueden verse gravemente afectadas por el desarrollo de nuevas infraestructuras. Y en los casos más extremos, desplazadas.


Entonces, ¿qué impactos hemos visto ya? ¿Y cómo podemos mitigarlos en el futuro?

The Green Energy Boom

El auge de la energía verde necesita tierra, y mucha

A medida que avanzamos hacia un futuro más ecológico, la capacidad mundial de electricidad renovable casi se triplicará entre 2021 y 2030, hasta superar los 8800 gigavatios (según McKinsey).

La inmensa mayoría de esta energía vendrá en forma de energía eólica y solar terrestre. Las fuentes de energía renovables son, en su mayoría, extremadamente intensivas en suelo.

Para facilitar la transición ecológica, los promotores van a necesitar encontrar mucho terreno, y rápido. De hecho, tanto la generación eólica como la solar necesitan unas 10 veces más suelo por unidad de energía producida que las centrales eléctricas de carbón/gas natural (según Brookings). Como resultado, hemos visto cambiar significativamente el uso del suelo en todo el mundo; un suelo que, históricamente, ha sido ocupado y utilizado por las comunidades locales.

The Green Energy Boom

Desplazamiento global

Dada la envergadura de los proyectos de energías renovables, ya hemos visto a varias comunidades locales, a menudo en mercados emergentes, desplazadas como consecuencia del desarrollo de infraestructuras.

En Rempang (Indonesia), por ejemplo, 16 aldeas y unos 7.500 habitantes se enfrentan al desalojo de sus hogares como consecuencia de un plan para transformar la isla en una «ecociudad» alimentada por energía solar. El gobierno indonesio, junto con un consorcio empresarial respaldado por China que se ha comprometido a aportar 11.500 millones de dólares al proyecto, pretende trasladar a toda la comunidad a una isla separada para crear espacio para el centro de fabricación y el huerto solar.

Además, en marzo de este año, Greta Thunberg y un equipo de activistas protestaron contra la construcción de parques eólicos en Noruega. A primera vista, esto suena muy contradictorio, pero los parques eólicos se construyen en tierras utilizadas por el pueblo sami, más conocido por la cría de renos, una práctica que tradicionalmente ha estado en el centro de la subsistencia noruega.

Está claro que, como demuestra el ejemplo de Rempang, el auge de las energías renovables depende en gran medida de los países en desarrollo. Dada la envergadura de la revolución verde, es probable que este tipo de desarrollo eche leña al fuego de una relación ya tensa entre el Estado y los vulnerables y, en la mayoría de los casos, refuerce las desigualdades. Ninguna compensación económica podrá replicar la sensación de un hogar perdido.

El auge de la energía renovable

Implicar a las partes interesadas

Para mitigar mejor los efectos de los desplazamientos forzosos como consecuencia del desarrollo ecológico, los gobiernos deben encontrar la manera de implicar a las comunidades locales en el proceso de toma de decisiones desde el principio. Involucrar a las partes interesadas de la comunidad, haciéndolas partícipes del proceso, dará voz a la zona local. Esto no solo limitará las repercusiones negativas de un proyecto, sino que aumentará el número de personas que lo apoyen y acepten.

En su estado actual, los proyectos de energías renovables son muy poco transparentes y carecen de responsabilidad. Implicar a la comunidad permitiría tomar decisiones mejor informadas y más legítimas, lo que con suerte minimizaría las repercusiones negativas —que a menudo son desplazamientos humanos— que sufren algunos de los grupos demográficos más vulnerables del mundo.

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories