Arquitectura frugal

La naturaleza invade el ambiente construido

Visual Curator
Norma Márquez

Según Leon Battista Aberti, «la estructura de las cosas se rige por normas que también determinan su formación; estas constituyen el vínculo fundamental entre el mundo de la naturaleza y el mundo artificial; el observador descubre los fundamentos de las formas y los reutiliza en el proyecto: en algunos casos, las formas coinciden con los arquetipos» (en: Lógica y complejidad de la arquitectura de Gianfranco Moneta, 2002). Arquetipos como arquitectura frugal.

Independientemente de cómo se traduzca, nunca antes había sido tan importante tomar decisiones. Para hacerlo de la mejor manera posible hay que desmontar esa aparente seriedad de las declaraciones diarias sobre el medio ambiente. No creer ciegamente, confiar e informarse no solo es útil, sino también necesario para poder tomar nuestras propias decisiones.

Architettura Frugal

La arquitectura como fenómeno colectivo

La arquitectura, como todo fenómeno de colectividad ( como las comunidades y las sociedades), sufre de un engaño bulímico de omnipotencia. Haría falta una arquitectura humilde. Y haría falta una «Gran Declaración» para la arquitectura, que expresara una estrategia sostenible para esta disciplina. Sin embargo, al reflexionar, ¡ya existe! Se llama Arquitectura Frugal.

La Arquitectura Frugal se basa en métodos sencillos. La ventilación natural, la refrigeración pasiva, la recuperación del aporte de calor y la inercia térmica son los fundamentos del diseño bioclimático, y son conceptos y sistemas bastante antiguos adoptados en el pasado, y que se han revitalizado hoy gracias a la tecnología. Sin duda, la tecnología ha añadido algo, pero no mucho. Los conceptos, las bases, nos vienen del pasado. No podemos hacer nada sin ellas.

Tendemos a preferir materiales renovables como la madera. La madera se considera un material renovable porque el árbol volverá a crecer en los próximos años.

El paradigma de la ciudad inteligente

Según Philippe Madec «La frugalidad en la energía, en las materias primas y en el mantenimiento implica enfoques de baja tecnología. Esto no significa la ausencia de tecnología, sino el uso de técnicas pertinentes, no contaminantes o que generen residuos, junto con dispositivos fáciles de reparar, reciclar y reutilizar».

Según Philippe Madec «La frugalidad en la energía, en las materias primas y en el mantenimiento implica enfoques de baja tecnología. Esto no significa la ausencia de tecnología, sino el uso de técnicas pertinentes, no contaminantes o que generen residuos, junto con dispositivos fáciles de reparar, reciclar y reutilizar».

El paradigma de la ciudad inteligente debe reinterpretarse desde la perspectiva de un «habitante inteligente», señala Philippe Madec, añadiendo: «…en la implementación y el diseño, la frugalidad requiere innovación, invención e inteligencia colectiva. La frugalidad rechaza la hegemonía de la visión tecnológica del edificio y requiere la participación de los ocupantes. No es el edificio el que es inteligente, sino sus habitantes».

En la implementación y el diseño, la frugalidad requiere innovación, invención e inteligencia colectiva. La frugalidad rechaza la hegemonía de la visión tecnológica del edificio y requiere la participación de los ocupantes. No es el edificio el que es inteligente, sino sus habitantes.

Los oxímoron del ecologismo

Se trata de un enfoque que desmonta el oxímoron del «ecologismo de tendencia» y despoja al arquitecto de su papel actual. Necesitaríamos muchas reflexiones de este tipo, dando voz a los diferentes habitantes del planeta: humanos, animales, plantas, territorios, lugares. El que escuche las diferentes voces no se llamará arquitecto, si por este apelativo entendemos un «personaje», una estrella, un producto de la industria virtual. En cambio, será un pensador frugal, moderado en sus elecciones y templado en sus acciones de diseño. Nada más y nada menos. También será consciente de los peligros de la austeridad constrictiva y burocrática, consciente de que la sobriedad (entendida solo como restricción) no es un proyecto deseable para el futuro.
Es una adquisición que nos viene de la historia. El confort, el bienestar y las comunidades eficaces son la base para construir una buena arquitectura.

Philippe Madec sobre la Arquitectura Frugal

También te puede interesar: Pasos sostenibles

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories