Francis Kéré gana el Premio Pritzker 2022

Translation
Matteo Risso

Hay un pabellón en los amplios terrenos del Centro de Arte Tippet Rise. Su nombre es Xylem, y su creador es Diébédo Francis Kéré, el primer arquitecto africano en ganar el Premio Pritzker en 2022.
El Tippet Rise Art Center está situado en Fishtail (Montana). Con las montañas Beartooth como telón de fondo. No está lejos del Parque Nacional de Yellowstone. Un lugar inusualmente bello y salvaje. Un lugar evocador.

Foto de Iwan Baan

Arquitectura y naturaleza unidas

El centro de arte se encuentra en un rancho de 12.000 acres habitado por ovejas y vacas. Tippet Rise acoge música de cámara clásica y recitales en este entorno rústico y exhibe esculturas de gran tamaño al aire libre. Celebra, en efecto, un concepto inextricable de arte, música, arquitectura y naturaleza. Así, en la experiencia de la visita, cada uno se vuelve más poderoso. Y esto es gracias a su interacción.
El centro de arte cuenta con numerosos espacios para actuaciones musicales en interiores y exteriores, con programas que buscan crear experiencias únicas tanto para los artistas como para el público.
Puede visitar el lugar en bicicleta, a pie o en una visita guiada por el personal en furgoneta.

Foto de Iwan Baan

El Pabellón de Francis Kéré

Uno de los aspectos más destacados del gran parque es, sin duda, el pabellón diseñado por Francis Kéré. Terminado en 2019, mide aproximadamente 200 metros cuadrados. Un pequeño edificio abierto. Diseñado como un refugio, un lugar de descanso. Tranquilo y protegido. Un espacio para meditar.
Un refugio capaz de evocar el aliento de un árbol. Las capas vitales que componen el crecimiento del tronco de madera. Una estructura viva, hecha de madera, que invita al visitante a detenerse. Para sentarse, para contemplar.

La morfología del terreno circundante parece ligeramente rebajada. Situado en el centro, entre las principales estructuras del centro de arte y el inicio de las rutas de senderismo. Estratégicamente enclavado en un claro rodeado de álamos temblones, frente a un pequeño arroyo. El edificio está literalmente «tallado» en troncos de madera. A medio camino entre una cueva de cuento de hadas y una gigantesca guarida arcaica. Una invitación a entrar en el «corazón» de los árboles.

El material principal y dominante, la madera, procede de un bosque de pinos sostenible. Los troncos son todos de origen local, obtenidos mediante un proceso de poda natural que salva los bosques de las plagas de insectos. El material se presenta en su forma bruta, sin tratamientos superficiales artificiales.
Los troncos se agrupan en haces circulares dentro de una estructura modular hexagonal de acero resistente a la intemperie. Sostenida por siete columnas de acero, la superficie superior de la marquesina desarrolla su forma sinuosa para fundirse con su entorno.

Referencias icónicas

Es un edificio masivo pero no pesado. Un espacio «vaciado» de peso. El techo hace referencia a la «Tuguna», el espacio sagrado y de reunión de muchas comunidades burkinabè, de Burkina Faso. Refugios de madera y paja que protegen del sol y permiten la ventilación.
Estas son las referencias icónicas de Francis Kéré. Sus raíces. Una contribución muy personal a la arquitectura.
Nacido en Gando (Burkina Faso), Diébédo Francis Kéré estudió en Alemania. Desde 2005 dirige el estudio berlinés Kéré Architecture. Trabaja principalmente en países africanos y en desarrollo. Allí, la arquitectura se traduce en una respuesta inmediata a las necesidades básicas y a las emergencias sociales. En éste, como en todos sus proyectos, hay un claro vínculo con su tierra natal.

«Como suele ocurrir cuando trabajamos en proyectos de arquitectura, nos fijamos en lo que estaba disponible y en lo que abundaba en la obra. Construimos el pabellón íntegramente con haces de troncos de árboles, cortados mediante un proceso de poda natural, cuyo objetivo es salvar los bosques de las plagas. El acero y el hormigón también son de origen local»

Foto de Iwan Baan

Xylem

En el pabellón, la luz del sol se filtra a través de los troncos verticales, creando un brillo difuso. Las suaves sombras y los asientos de formas sinuosas se reflejan en la plataforma circular de hormigón pulido que hay debajo. La complejidad espacial es una característica de su hábitat.
La calidez de los elementos de madera tallada anima a los visitantes a explorar, tocar y observar. Para descubrir, a través de las aberturas, las diferentes vistas del paisaje circundante.

¿Pero de dónde viene el nombre Xylem? El xilema es el tejido leñoso de los troncos de las plantas, formado por vasos linfáticos y fibras. La linfa circula por ella. El término es de origen griego y deriva de «xylon», que significa madera.
Esta función de transporte e intercambio está simbolizada por el Pabellón. De hecho, Xylem crea un vínculo entre el lugar donde se encuentra (el estado de Montana, en Estados Unidos) y Burkina Faso, en África. Además de su vínculo iconológico con los arquetipos burkineses, también está unido por su historia constructiva. Pues se construyó paralelamente a la escuela «Naaba Belem Goumma» en Gando, la ciudad natal de Francis Kéré.

Diébédo Francis Kéré

Arquitectura poética

Una arquitectura poética que representa magistralmente la obra de Francis Kéré. También aclara por qué se le concedió el prestigioso Premio Pritzker de este año.
De hecho, Xylem trata de cómo la madre naturaleza nutre a todos los seres vivos y les permite prosperar. Nos lleva a cuestionar el papel de la arquitectura en el mundo contemporáneo, preguntándonos cómo puede el arquitecto hacer frente a las grandes urgencias del planeta. Y por último, cómo puede mantener un fuerte vínculo con sus raíces culturales. Todo ello corresponde a la obra de Diébédo Francis Kéré.

Para más información sobre Francis Kéré: visite el sitio

También podría interesarle: Efecto Neto Cero

Zeen is a next generation WordPress theme. It’s powerful, beautifully designed and comes with everything you need to engage your visitors and increase conversions.

Top 3 Stories